Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aragón

La reforma laboral reduce el tiempo de baja por enfermedad profesional en Aragón

Las ausencias tuvieron una media de 68,31 días el año pasado por los 56,87 días en lo que va de 2013. Una diferencia superior al 16%

Un trabajador en la cadena de montaje de GM
Un trabajador en la cadena de montaje de GM

El miedo a perder el puesto de trabajo y el abaratamiento del despido han introducido en el mercado profesional un término casi inédito antes de la crisis económica: el 'presentismo laboral'. Es decir, acudir al puesto de trabajo a pesar de sufrir una dolencia respaldada por un parte médico.

Se trata de un fenómeno visible tanto en las enfermedades comunes como en las profesionales (aquellas que derivan directamente de las funciones que desempeña el trabajador). Del mismo modo que el número de bajas provocadas por estas enfermedades (que van desde una tendinitis hasta un problema pulmonar como la asbestosis) han descendido a lo largo de los últimos años, su duración media ha experimentado un importante retroceso este año.

Según se desprende de los últimos datos publicados por la Seguridad Social, a lo largo de 2012 cada baja se prolongó, en Aragón, una media de 68,31 días. La reducción del promedio ha superado el 16% en menos de un año: entre enero y el pasado mes de octubre esta cifra se redujo hasta los 56,87 días.

También ha decrecido el volumen total. Hasta 1.201 trabajadores aragoneses estuvieron de baja en el año 2007 por enfermedad profesional. Cinco años más tarde, en 2012 (último dato disponible), el número de casos se redujo a 444, un 63% menos. El retroceso tras la reforma laboral de febrero de 2012 alcanza el 31%.

"A la par de la situación económica crítica conocida por todos, se está intensificando el fenómeno del 'presentismo'" explica José de las Morenas, secretario de Política Industrial y Salud Laboral de UGT en Aragón. La última reforma laboral tiene buena parte de culpa. "Permite despedir a un empleado de manera justificada si falta cierto porcentaje de días aun cuando le avala un parte médico", añade el representante sindical.

Más presentismo en las cadenas de montaje

El miedo al despido tras verse inmerso en una enfermedad profesional se intensifica especialmente en determinados sectores, como en la industria pesada y en el manufacturero, en los que son comunes los movimientos repetitivos.

Según las estadísticas del departamento de Economía y Empleo, las ocupaciones que mayor número de bajas por enfermedad profesional generaron en todo el año pasado fueron las cadenas de montaje de vehículos, las de productos de caucho y plástico y la industria de la alimentación. Por su parte, el sector servicios es en el que más han crecido en el último año las bajas de este tipo.

Las mutuas como "cortafuegos"

Las secciones aragonesas de los dos sindicatos mayoritarios, CC. OO. y UGT, presentaron recientemente un informe en el que se destacaba "el papel de las mutuas como cortafuegos" de las enfermedades laborales.

"Derivan a la Seguridad Social problemas físicos con una vinculación directa con el puesto de trabajo -indica de las Morenas- y los hacen pasar por una enfermedad común. Es obvio que, si una persona realiza el mismo movimiento durante 40 horas a la semana y tiene una tendinitis, haya una relación directa".

Etiquetas