Aragón

Aragón

Retrasos de casi un año y medio en el pago de prótesis y productos ortopédicos

Diferentes asociaciones lamentan la tardanza de la DGA a la hora de abonar la parte subvencionada de los productos de ortopedia.

Las sillas de ruedas no se subvencionan en su totalidad
J. B.

Cada vez que los clientes habituales de las ortopedias aragonesas necesitan una nueva prótesis realizan un desembolso por su valor total. Sin embargo, no conocen a ciencia cierta el momento en que el Gobierno de Aragón les ingresará la parte subvencionada. Así lo denuncian diferentes asociaciones de la Comunidad, que lamentan que esta tesitura deja a aquellas personas con una economía maltrecha en una situación más que delicada.

"Son retrasos muy importantes. Tenemos constancia de muchos casos en que no se ha cobrado desde marzo de 2012, es decir, que la persona adelantó el pago hace casi un año y medio y desde entonces no ha cobrado", explica Marta Valencia, presidenta de Cocemfe Aragón, que aglutina un total de 86 entidades y asociaciones y que defiende los intereses de las personas con discapacidad física y orgánica en la Comunidad. Anteriormente, los ingresos se realizaban en menos de un trimestre.

Algunos usuarios no deben afrontar un solo gasto, sino que periódicamente tienen que renovar su material. Esto se da, por ejemplo, cuando es un niño el que hace uso de la prótesis, ya que el desgaste y el propio crecimiento del menor hacen necesaria una actualización más rápida. De este modo, indican desde Cocemfe, "hay personas que compran su segunda o tercera prótesis y todavía no han recibido el pago correspondiente a la primera".

Cada producto de los que se pueden encontrar en una ortopedia (silla de ruedas, muleta...) tiene estipulada una financiación diferente. "Una silla de ruedas de unos 2.000 euros se subvenciona con apenas 337 y hay gente que no puede permitirse la diferencia. También se da el caso de que una persona que necesita un cojín antiescaras (que se financia en su práctica totalidad) no pueda estar año y medio sin cobrar los casi 400 euros que cuesta", señala la presidenta de la Confederación.

No es el único problema al que debe hacer frente este colectivo. "Existe una importante desactualización del catálogo ortoprotésico, que no recoge los nuevos productos fabricados con fibra de carbono. No se trata de ningún capricho, porque hay muchas personas que con un nuevo modelo conseguirían una autonomía que ahora no tienen", subraya Valencia.

"Nos deben 15.000 € de varios pagos"

Laura Candial es la madre de Jian, un niño de seis años y medio natural del norte de China. Los retrasos de la administración les hacen cruzar los dedos para no tener que afrontar ningún gasto imprevisto. "En estos momentos se nos solapan varios pagos y nos deben 15.258 euros desde enero, pero la primera vez tardaron casi dos años en abonarnos todo", explica esta zaragozana, que forma parte de la Asociación de Personas Amputadas y/o con Agenesias (Adampi).

Jian nació sin el antebrazo derecho y precisa de una prótesis que cubra esta necesidad. En mayo de 2011, con cuatro años, le colocaron la primera. "Es un niño grandote y al poco tiempo necesitó un cambio de encaje. En menos de dos años ya necesitó una prótesis nueva porque un brazo se le había quedado más corto que el otro, así que en noviembre de 2012 le hicimos el cambio".

Entretanto ha precisado de varios cambios de encajes. "Intentamos que le duren lo máximo posible, pero un niño es un niño y sus prótesis se desgastan antes que las de un adulto", comenta Laura, quien relata que "para poder cobrar, es necesario justificar médicamente el crecimiento". "En nuestro caso podemos prescindir, por ejemplo, de cambiar de coche y adelantar los costes ortopédicos con los ahorros, pero hay muchas familias que no pueden", lamenta.

Etiquetas