Despliega el menú
Aragón

Los cerezos del Torero

None

Los cerezos del Torero en el camino Carramaicas, ya no dan sombra; ni fruta. En las vías del ferrocarril de Utrillas, sólo hay piedras y restos de carbonilla. Las moreras de la estación, empujan las paredes en ruinas: quieren más sitio.

Miro mi pueblo, y veo que todo está en su lugar: Las choperas, los corrales, las casitas, la enorme mole de la amorfa iglesia, el cabezo de San Jorge y la Muela; y los muertos…: muertos; y los vivos… ¿Y los vivos?: Silencio. Todo, todo está en su sitio.

¡Oh, pobre tierra mía!, tu larga agonía, es mi condena.

José Bernad Royo

Haz clic para volver al suplemento del concurso de relatos de HERALDO.es

Etiquetas