Despliega el menú
Aragón

Tráfico

Una de cada cuatro víctimas de accidentes de tráfico en Aragón murió en la N-II o la N-232

En 2012 fallecieron 63 personas en las carreteras aragonesas y un 27% de ellas lo hizo en los tramos sin desdoblar de estas vías, que el año pasado se cobró 17 vidas.

Accidente mortal en la N-232, cerca de Mallén
Una de cada cuatro víctimas de accidentes de tráfico murió en la N-II o la N-232
J. M. MARCO

El número de personas fallecidas en las carreteras aragonesas se ha reducido a casi la mitad en los últimos cinco años, una estadística que no se ha visto reflejada en los tramos sin desdoblar de la N-II y la N-232. En 2012, una de cada cuatro víctimas de accidentes de tráfico en la Comunidad murieron en estas dos vías, que a lo largo del año se cobraron la vida de 17 personas.

Aragón registró 63 muertes en la carretera, un 6% menos que en 2011 y un 45% que en el año 2008, cuando fallecieron 113 personas, pero el 27% de las mismas se produjeron en poco más de 100 kilómetros. En el tramo de la N-232 que une Mallén y Figueruelas, de 28 kilómetros, murieron seis personas durante el recién acabado año, mientras que en la N-II, entre Alfajarín y Fraga, perdieron la vida otras 11.

Ni los avances en seguridad ni la mayor concienciación de los conductores han logrado reducir la siniestralidad en estas vías, que en 2012 registraron las mismas víctimas mortales que hace diez años. “Las cifras de fallecidos y de heridos graves en estas vías lo dicen todo. Si estas carreteras estuvieran desdobladas o se liberalizaran las autopistas, como llevamos tantos años reclamando, se habrían salvado cientos de vidas y Aragón sería una de las comunidades con menos siniestralidad”, denuncia Miguel Ángel Bernal, delegado de Stop Accidentes en Aragón.

Según las cifras que maneja el Gobierno, durante la última década se han producido una media anual de 82 accidentes con heridos en estas carreteras, 58 en la N-II y 22 en la N-232. “Cuando había dinero no quisieron tomar medidas para solucionar esta catástrofe, así que ahora que no lo hay todavía es más complicado. Necesitamos el desdoblamiento de forma muy urgente”, asegura Bernal.

Ni siquiera las nuevas políticas adoptadas por el Gobierno de Aragón, que desde este mismo mes ha liberalizado el tramo de la AP-2 entre Alfajarín y Pina de Ebro y bonifica el 50% del peaje entre Zaragoza y Gallur, parecen haber alejado los camiones de estas carreteras.

“Las medidas que se han tomado hasta ahora no son suficientes, las liberalizaciones parciales y bonificaciones siguen suponiendo un sobrecoste para los profesionales del transporte que en estos momentos no pueden asumir. Hay que liberalizar totalmente la autopista y sacar los vehículos pesados de estas vías”, continúa el delegado de Stop Accidentes. “Los responsables parecen no darse cuenta de que, sea cual sea el coste de estas medidas, ahora se está pagando con vidas humanas”, concluye Bernal.

Más de 200 víctimas en 10 años

Los tramos sin desdoblar de la N-II y la N-232 se han cobrado la vida de 208 personas entre 2002 y 2012. En la última década, 136 han fallecido entre los puntos kilométricos 341 y 430 de la N-II, entre Alfajarín y Fraga, y 72 a lo largo de los puntos 269 y 296,800 de la N-232, entre Mallén y Figueruelas.

Etiquetas