Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Comunicaciones

Los camiones podrán circular gratis en un tramo de la AP-2

El Gobierno de Aragón destina un máximo de 3,2 millones de euros para aliviar el tráfico pesado y reconducirlo hacia las autopistas.

Un centenar de vehículos marchan por el desdoblamiento de la N-232
Un centenar de vehículos marchan por el desdoblamiento de la N-232
ESTHER CASAS

Los vehículos pesados podrán circular gratis por un tramo de la autopista AP-2, entre las localidades de Alfajarín y Pina de Ebro, en la provincia de Zaragoza, a partir del día 1 de enero de 2013, una medida que pretende reducir la alta siniestralidad de la carretera nacional N-II.

Esta medida se pondrá en marcha gracias al acuerdo firmado hoy entre el Gobierno de Aragón y el grupo Abertis, que también incluye la bonificación del 50 por ciento para el peaje de estos vehículos en los tramos de Alfajarín (Zaragoza) a Fraga (Huesca), en la AP-2, y de Zaragoza a la localidad zaragozana de Gallur, en la AP-68.

El convenio ha sido firmado por el consejero aragonés de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes, Rafael Fernández de Alarcón, y el director general de Abertis, Josep Lluis Giménez, grupo en el que se integran las concesionario de las autopistas AP-2 y AP-68, Acesa y Avasa, respectivamente.

Alarcón ha dicho que se pretende reducir los accidentes en los tramos carreteros más conflictivos de la comunidad, como el de Alfajarín a Pina de Ebro, pero que seguirán trabajando en la disminución de la siniestralidad y en apoyar el transporte en una comunidad que es de las pocas que no han aprobado el céntimo sanitario.

Para aplicar estas medidas el Gobierno de Aragón pagará a la concesionaria un máximo de 1,2 millones de euros al año por la gratuidad total para camiones (categorías tarifarias P1 y P2) del tramo Alfajarín-Pina de Ebro por la AP-2, por el que se prevén que pasen unos 5.000 camiones diarios.

Asimismo, el convenio incluye que Acesa ejecute obras de mejora en Pina de Ebro para conectar los ramales de acceso de la autopista AP-2 y de la carretera N-II, que Fernández de Alarcón espera que estén listas a mediados de 2013.

El consejero ha agregado que no hay que esperar a su finalización para poner en servicio las medidas de gratuidad y de reducción de peaje y que son una medida complementaria para mejorar el tráfico y necesaria por el elevado número de camiones que entran en este tramo.

"Durante unos meses es posible que se genere alguna pequeña congestión por esta obra, pero hemos decidido no esperar porque la seguridad es prioritaria", ha declarado el consejero.

Sobre la contraprestación por las medidas de bonificación para pesados del 50 por ciento en el tramo Alfajarín-Fraga, se compensará a la concesionaria como máximo con 640.000 euros en el caso de que no se produzca suficiente traspaso de vehículos pesados que se desvíen desde la carretera nacional hasta la autopista AP-2, que se estima podrían alcanzar los 1.200 vehículos.

Si por el contrario se supera lo previsto, la concesionaria destinará el 40 por ciento de los ingresos obtenidos a la compensación de la gratuidad del tramo Pina-Alfajarín.

En total el Gobierno de Aragón prevé que como máximo se desembolsaría un total de 1.965.000 euros por año natural, abonado al año siguiente.

Esta financiación oscilará por tanto en función "del éxito" de las medidas acordadas, tal y como ha señalado Fernández de Alarcón, quien ha añadido que se pagará más "con mucho gusto" para reducir el número de accidentes.

Por otro lado, el acuerdo alcanzado con respecto a la AP-68 con Avasa, filial del grupo Abertis, establece una reducción del 50 por ciento del peaje para los vehículos pesados (categorías tarifarias P1 y P2) que circulen en uno u otro sentido por el tramo Zaragoza-Gallur.

En este caso también el Gobierno de Aragón pagará hasta un máximo de 550.000 euros, cifra que se reducirá a cero si se captan 825 vehículos pesados al día por la autopista AP-68.

El consejero ha subrayado que "aquí no acaba la voluntad del Gobierno de Aragón por reducir accidentes en la comunidad" y que van a analizar en qué medida se reducen los siniestros.

También hoy el consejero y el director general de Abertis Autopistas han aprobado la renovación de los convenios para continuar con las bonificaciones para vehículos ligeros, con la finalidad de reducir el tráfico que discurre por las carreteras convencionales como medio de disminuir el número de accidentes.

Así, se mantiene la gratuidad del viaje de aquellos recorridos realizados por vehículos ligeros que efectúen el trayecto de vuelta en las 24 horas siguientes al viaje de ida o tránsito en origen en la AP-68 y en la AP-2.

Se aplica en los tramos aragoneses de ambas autopistas, es decir, en los peajes de Alagón y Gallur de la AP-68 y en los peajes comprendidos entre Alfajarín y Fraga, ambas inclusive.

Para ambos convenios de vehículos ligeros, el Gobierno de Aragón dispone de un presupuesto máximo de 3,2 millones (1.750.000 para la AP-68 y 1.513.000 para la AP-2) que se abonará en función de los trayectos que realmente se hayan producido por año natural.

En todos los casos, para el disfrute de estas medidas, tanto las destinadas a los vehículos ligeros como a los pesados, será requisito necesario que el sistema de pago y control de paso empleado por los usuarios, tanto en el viaje de ida como en el de vuelta, sea el sistema dinámico de telepeaje (sistema VIA T).

Etiquetas