Despliega el menú
Aragón

Siniestralidad

Los tramos sin desdoblar de la N-II y la N-232 suman 208 muertos desde 2002

Solo en 2012 han fallecido 17 personas en estas vías: 11 en la N-II y 6 en la N-232. La DGA y la concesionaria de la AP-2 y la AP-68 han firmado un acuerdo para bonificar o hacer gratuitos algunos tramos.

Un accidente en la N-II
Un accidente en la N-II
HERALDO

El pasado domingo, la N-232 se convertía una vez más en el escenario de un trágico accidente de tráfico. Un joven burgalés de 22 años fallecía y su acompañante, de 24, resultaba gravemente herido. Con suerte será la última vida sesgada este año en una carretera que, junto a la N-II, suma ya un total de 17 muertos este 2012.

Las cifras oficiales arrojan luz sobre la imperante necesidad de tomar una solución urgente. Entre 2002 y 2012 han perdido la vida 208 personas: 136 entre los puntos kilométricos 341 y 430 de la N-II, entre Alfajarín y Fraga, y 72 a lo largo de los puntos 269 y 296,800 de la N-232, entre Mallén y Figueruelas.

Se trata de una estadística cruel, que no muestra visos de caer con el paso del tiempo (este año han fallecido 17 personas, el mismo número que en 2002 y cinco más que en 2010). Las repetidas peticiones de desdoblamiento de las vías no han sido escuchadas por los sucesivos ejecutivos, tanto populares como socialistas. La idea fue incluso tildada de "competencia desleal" para las empresas concesionarias de las autopistas por el actual secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá.

A los fallecidos deben sumarse los otros afectados: los heridos. En los 800 accidentes con víctimas -perdieran o no la vida- que tuvieron lugar entre los años 2002 y 2011 (los datos de este año todavía no se han hecho públicos), resultaron heridos un total de 1.263 accidentados.

El continuo tránsito de camiones es un factor clave en la alta densidad de accidentes. No en vano, según las cifras arrojadas por el Congreso de los Diputados en una respuesta por escrito, en los ocho centenares de siniestros con víctimas estuvieron implicados 466 vehículos articulados.

Un 'parche' en forma de convenio

Con el objetivo de frenar esta sangría, el consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transporte, Rafael Fernández de Alarcón, ha firmado este jueves con la concesionaria los convenios para la gratuidad y las bonificaciones para vehículos en la AP-2 y la AP-68, respectivamente, a partir de 2013. Los representantes de la DGA y de Abertis han rubricado los acuerdos con los que buscan "reducir el tráfico pesado que discurre por las carreteras convencionales", que en el tramo de la N-II supone el 71% y en la N-232 el 51%.

Unos acuerdos que establecen en la AP-2 la gratuidad para vehículos pesados entre los enlaces consecutivos de Alfajarín y Pina de Ebro, y la bonificación del 50% del peaje para el tramo Alfajarín-Fraga, salvo los movimientos internos entre Alfajarín y Pina que ya se benefician de la gratuidad.

Del mismo modo, el convenio contempla que ACESA, filial del grupo Abertis, procederá a ejecutar las actuaciones de mejora de la conectividad entre los ramales de acceso de la autopista AP-2 y de la carretera N-II que sean convenientes en Pina de Ebro.

Como contraprestación a la gratuidad, Obras Públicas pagará en función de los vehículos pesados que se consigan traspasar desde la carretera convencional hasta la autopista hasta un máximo de 1,2 millones al año. Con respecto a la contraprestación por las medidas de bonificación para pesados del 50% en el tramo Alfajarín-Fraga, se compensará a la concesionaria como máximo con 640.000 euros en el caso de que no se produzca suficiente traspaso de vehículos pesados que se desvíen desde la carretera nacional hasta la autopista AP-2, que según las estimaciones oficiales podrían alcanzar los 1.200 vehículos.

Si por el contrario se supera lo previsto, la concesionaria destinará el 40% de los ingresos obtenidos a la compensación de la gratuidad del tramo Pina-Alfajarín. En total, el Gobierno de Aragón prevé que, como máximo, se desembolsaría un total de 1.965.000 euros por año natural, abonado al año siguiente.

El acuerdo alcanzado con respecto a la AP-68 con AVASA, filial del grupo Abertis, establece una reducción del 50% del peaje para los vehículos pesados que circulen en uno u otro sentido por el tramo Zaragoza-Gallur. En este caso también el Gobierno de Aragón pagará hasta un máximo de 550.000 euros, cifra que se reducirá a 0 si se captan 825 vehículos pesados al día por la autopista AP-68.

Los vecinos, expectantes

El anuncio de la DGA también calmó hasta cierto punto los ánimos de los vecinos de las zonas afectadas, que llevan años demandando una intervención. "Es por lo que siempre hemos luchado, pero habrá que ver cómo reaccionan los transportistas", indicaba recientemente Francisco Verge, alcalde de Alfajarín: "Aunque sea un parche, esperamos que reduzca las consecuencias negativas del tráfico de vehículos pesados, al menos hasta que se logre una solución definitiva".

Etiquetas