Despliega el menú
Aragón

Situación social en Aragón

Unos 130.000 aragoneses tienen dificultades graves de alimentación o vivienda

Un informe de Marea Naranja advierte de que estamos en "una situación de emergencia" inédita. Los trabajadores sociales piden a las instituciones que reaccionen con planes.

Miles de personas pasan hambre en Aragón, se cronifica la pobreza y surgen nuevas formas de exclusión social. El colectivo Marea Naranja ha elaborado el informe "Situación Social en Aragón 2012. Personas, familias y sociedad" y advierte de que "la situación social en la Comunidad puede considerarse de auténtica emergencia".

Más de la mitad de la población aragonesa tiene dificultades para llegar a fin de mes, según los últimos datos de la encuesta de Condiciones de Vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Para un 10% de la población, unas 130.000 personas, estas dificultades serían especialmente graves para cubrir sus necesidades más básicas, señalan los autores del informe. "El hambre es una realidad que afecta actualmente a decenas de miles de personas en Aragón", asegura el estudio, que se presenta en público este lunes.

El informe ha sido elaborado a iniciativa de Marea Naranja de Aragón (movimiento de ciudadanos y profesionales de los servicios sociales), con la colaboración de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. El documento incorpora datos recientes del INE y análisis de trabajadores sociales. En su redacción ha participado un nutrido grupo de profesionales de los servicios sociales de la Comunidad, coordinados por Gustavo García, director del albergue municipal de Zaragoza y la Casa Amparo. El informe se presenta esta tarde en la Facultad de Ciencias Sociales, en un acto presentado por el ex Justicia de Aragón Emilio Gastón y con la asistencia de representantes políticos y sindicales.

"Aunque Aragón muestra tradicionalmente mejores indicadores en materia de calidad de vida que la media estatal, el deterioro de estas condiciones de vida para los hogares y las personas en nuestra Comunidad está sufriendo un deterioro mucho más acusado que en el conjunto del Estado, particularmente en el último año", señala el informe, que combina datos y testimonios.

Algunos datos destacados por los trabajadores sociales: en unos 34.000 hogares (cerca del 7% del total) no pueden mantener la vivienda con una temperatura adecuada los meses de frío; en unos 33.000 hogares todos sus miembros en edad laboral están en paro; en casi 10.000 hogares no entra ningún ingreso; casi 4.000 familias aragonesas han sido desahuciadas de sus viviendas entre 2008 y 2011; una de cada cinco personas se encuentra en situación de riesgo de pobreza o exclusión social...

Servicios sociales saturados

En los últimos años, los servicios sociales aragoneses han incorporado 50.000 nuevos usuarios, y atienden ya a una décima parte de la población aragonesa . "Los recortes en otros sistemas, particularmente en salud y educación, suponen un notable incremento de las demandas que reciben los servicios sociales, a los que tienen que intentar responder cada vez con menos recursos", denuncian los profesionales, que temen un retorno a un "modelo asistencialista".

"En una situación tan crítica para las personas y familias aragonesas, y cuando más necesitan el apoyo de las instituciones, se está produciendo un acelerado deterioro de los sistemas de protección social más básicos, en particular de los Servicios Sociales y dentro de ellos, del Sistema de Atención a la Dependencia, echando por tierra los avances de las últimas décadas en estas materias", critican.

Los trabajadores de los servicios sociales detectan que las familias empobrecidas ya no son grupos marginales, sino personas con una vida normalizada hasta hace poco. Las familias afectadas por la crisis sienten vergüenza y se resisten a pedir ayuda a los servicios sociales. También se sienten desmotivadas y crece un sentimiento de abandono institucional.

"La situación social en Aragón puede considerarse de auténtica emergencia, por el número de personas y familias afectadas, por la gravedad de las situaciones de pobreza, por los riesgos de exclusión social y por las tendencias negativas de todo ello. En consecuencia las instituciones deberían poner en marcha planes de emergencia para abordar estas situaciones", subraya el informe.

Marea Naranja quiere abrir un proceso de participación ciudadana de tres semanas para aportar propuestas, que se debatirán en una asamblea. Después, presentará un documento en las Cortes de Aragón.

Etiquetas