Aragón

Alerta de que su situación es "crítica"

Ajuste "histórico" en las cuentas de la Universidad de Zaragoza

Su presupuesto, que asciende a 255.965.686 euros, sufre una reducción de casi 18 millones de euros respecto a 2011.

Ajuste "histórico" en las cuentas de la Universidad de Zaragoza
EFE

La Universidad de Zaragoza (UZ) hará este año un "ajuste histórico" en sus presupuestos de 18 millones de euros ante la situación "crítica" que atraviesa, un recorte que afectará a la calidad de la docencia y la investigación y a prácticamente todas las actividades universitarias.

Así lo han afirmado el rector, Manuel López, y el vicerrector de Economía de la institución académica, Javier Trívez, al presentar en rueda de prensa el anteproyecto de presupuestos para 2012, que ascenderá a 255.965.686 euros, un 6,6 por ciento menos que el del ejercicio anterior, y en el que el Gobierno de Aragón ha disminuido su aportación en cinco millones de euros.

Al "impacto" de este "ajuste histórico" se acumulan las reducciones de los tres ejercicios anteriores, de 2009 a 2011, lo que hace según el rector que la Universidad de Zaragoza se encuentre ahora en una situación "peor" que la media del sistema nacional y en "la peor" respecto a universidades grandes e históricas, ha afirmado López.

Ya que "nuestro punto de partida era muy malo, porque estábamos mal financiados en época de crecimiento, en una situación por debajo de la media en todos los parámetros de financiación", ha agregado.

Del monto total del presupuesto, el 65,3 por ciento es aportado por el Gobierno de Aragón (167.032.319 euros), el 4,2 por ciento por el central (10.705.953) y el 24 por ciento (61.513.970 euros), se debe a los ingresos propios de la universidad, sobre todo por matrículas y estudios oficiales, mientras que el 68,2 por ciento de los gastos son retribuciones salariales.

Evitar más deudas

En este ejercicio económico, el vicerrector ha afirmado que la UZ "no puede ni debe endeudarse más", a diferencia de años anteriores (diez millones en 2010 y nueve en 2011, de los que se han amortizado medio millón, por lo que la institución debe ajustar su capacidad de gasto a la estimación de ingresos, de 255.965.686 euros.

Eso se debe según Trívez al Plan General de Infraestructuras 2006-2012, del que la universidad le quedan por recibir 50 millones del Gobierno aragonés, y al "incumplimiento" el Acuerdo de Financiación firmado para el periodo 2012-2016 en los presupuestos de este año.

Aunque todas las áreas están afectadas por los recortes, las obras y el gasto de mantenimiento de edificios son las más afectadas, ya que ha dicho que la partida del Gobierno de 2,3 millones, casi un 60 por ciento menos, es "insuficiente" para finalizar la Facultad de Educación, que necesitaría otros 5,5 millones de euros.

Tampoco hay dinero para rehabilitar la Facultad de Filosofía y Letras, ha agregado Trívez, quien ha añadido que han enviado un escrito al consejero de Hacienda, José Luis Saz, para pedir un compromiso de inversión para 2013 y no tener que paralizar las obras de Educación, y no han obtenido todavía respuesta, sólo "buenas palabras" pero "no ingresos".

Una situación de falta de financiación que también podría complicar los pagos de las nóminas de junio, con la extraordinaria, además de pagos a proveedores, de hasta seis meses de retraso, con quienes tenían compromisos establecidos en función de los ingresos que les adeuda el Ejecutivo autonómico.

Para ello, la UZ le ha pedido a Saz que el Gobierno de Aragón le pague tres millones de euros en mayo y seis en junio de los 17,5 que le debe del ejercicio de 2011, ha explicado Trívez, quien ha afirmado que la institución tiene sus prioridades, primero pagar las nóminas, después la luz y por último, las necesidades urgentes, y que llevan varios meses aplazando el pago del IRPF.

"Penurias económicas"

A pesar de las "penurias económicas", el equipo de dirección seguirá apostando "fuertemente" por las actividades más directamente relacionadas con los estudiantes, las únicas partidas que han sufrido incrementos como las becas y ayudas al estudio.

Según el rector, la restricción de 18 millones para 2012 afectará, aunque intentarán que no ocurra, a la calidad de la docencia y a la investigación, porque en su opinión es difícil "encajar una reducción de 18 millones".

Además, ha afirmado que la investigación se verá mucho más afectada por los recortes nacionales y autonómicos, que hacen un "daño muy importante" al sistema de I+D español, que es "muy sensible", y que significa "perder muchos años de adelanto".

El rector ha precisado que el curso próximo comenzará con normalidad, no se despedirá a profesores, aunque no se renovarán algunos contratos, y se cerrarán todos los centros unos quince días en verano y una semana en Semana Santa y otra en Navidades.

Una propuesta que todavía no está aprobada y que supondrá un ahorro de entre 500.000 y 600.000 euros y que, aunque ha dicho que se ha hecho en otras universidades pero aquí eran "reticentes", es una medida importante.

Asimismo, ha informado de que, probablemente, tendrán que rehacer la ordenación docente del curso próximo de acuerdo al decreto de abril del Gobierno central, para aumentar, mantener o disminuir las horas lectivas de algunos profesores, lo que podría afectar a algunas renovaciones de contratos a tiempo parcial.

Una medida que según ha dicho "a largo plazo, de aquí a pocos años, supondrá un encarecimiento" y "a corto plazo, no creo que produzca ningún ahorro significativo, porque lo que cambia es la distribución horaria".

Etiquetas