Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Catachán

None

Aún hoy, se habla de ti en la Ribera Baja del Ebro.

Nadie como tú se desenvolvía en las artes de la pesca fluvial. Conocías todas y cada una de las pozas y recodos del río Ebro a su paso por Velilla de Ebro. En plena posguerra aunque no llegase comida al pueblo, la atrapabas a manos limpias

para alimentar a los tuyos durante aquella escasez.

Éste fue uno de esos días.

Al anochecer bajaste a la orilla del río, te despojaste de toda tu ropa y la ocultaste en el cado de siempre. Ya inmerso, atravesaste las viejas mini-cuevas horadadas en la caliza del cauce que eran la trampa natural para tus capturas; mas ese día, iba a ser diferente: ¡La presa serías tú!

Intentaste volver a ver la luz del Sol pero las corrientes te impedían localizar la salida. Todo el pueblo te dio por muerto. Empero, al cuarto día: ¡La campana de la Ermita de San Nicolás tañó!

Saliste en piel de estrellas cuando el insomne cura, de paseo, te vió y dio fe de tu hazaña ante la incredulidad de todos:

¡Que sí, que Catachán no ha muerto!

Darío Andrés Tarragüel

Etiquetas