Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El dragón de mi infancia

None

Siempre me he preguntado por qué los niños son los únicos que sueñan con volar.

Yo cuando era pequeño me agarraba fuertemente a la almohada y soñando que era un dragón me llevaba en su lomo volando, volando... hasta que al final me dormía.

Yo mezclaba realidad y sueño, y pensaba si realmente existió el Dragón de San Jorge, de quien tantas veces había oído hablar y era él quien me trasportaba por el cielo de Aragón enseñándome las verdes montañas, pueblos llenos de gente y rincones donde nunca había llegado nadie.

Ahora de mayor cuando duermo vuelo en paracaídas.

Ya no existen dragones y el aire me lleva, y me zarandea, y me voltea, y me arrastra, pero nunca sé si cuando voy a despertar he llegado ya al suelo o me estoy acercando a él cuando miro hacia abajo.

En mis sueños ya no descubro bellos y verdes rincones en Aragón, y lo único que veo son tierras secas y piedras marrones.

El aire sopla en mi cara.

Hace tiempo que dejé de soñar que volaba. Me dijeron que ya no existían dragones y entonces dejé de soñar.

Cuando se fue el Dragón se fueron los bonitos sueños.

Carlos Prades Villanueva

Etiquetas