Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Patrimonio

SOS por cinco palacios de Aragón en mal estado

Cinco palacios aragoneses en mal estado sin perspectivas de restauración

Palacio de Fuenclara
SOS por cinco palacios de Aragón en mal estado
EFE

Cinco palacios, pertenecientes a la época dorada de la arquitectura civil aragonesa, -Sabinán, Morata de Jalón, Fuenclara, Épila y Ayerbe- se encuentran en mal estado y sin previsión de que se vayan a restaurar o al menos consolidar para evitar su derrumbe, a pesar de que algunos de ellos son Bienes de Interés Cultural (BIC).

Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) ha lamentado que estos bienes no dispongan ya de un plan director pluridisciplinar orientado a preservar no sólo la fachada sino también la estructura interior, en varias fases dada la envergadura de los mismos.El palacio de Sabiñán, en "ruina absoluta"

Todos ellos requieren de una "actuación urgente", especialmente el palacio de Sabiñán (Zaragoza) de los Condes de Arguillo, donde se guardaba el cráneo del Papa Luna antes de que fuera robado, y que actualmente se encuentra en "ruina absoluta", ha indicado el presidente de Apudepa, Carlos Bitrián.

Construido a partir de un antiguo torreón, este edificio es propiedad de distintas ramas de la familia Olazábal que, antes de que fuera declarado Bien Inventariado del Patrimonio Cultural aragonés, "quiso derribarlo y edificar apartamentos", una actuación que Apudepa "logró detener", ha recordado Buitrán.

Ante su mal estado, esta organización solicita al Gobierno de Aragón que obligue a la familia a realizar las obras necesarias para la conservación del bien, simplemente para que se cumpla la ley urbanística de Aragón, que indica que todos los edificios deben presentar un estado "idóneo".

En el caso de que los propietarios no puedan hacer frente a los gastos de conservación, solicitan que la Administración ayude a través de subvenciones públicas o expropien el edificio si sus dueños no pueden garantizar su mantenimiento.

Precisamente, esta última opción es la que se llevó a cabo en el Palacio de Morata de Jalón, una de las obras "más extraordinarias" del barroco aragonés, que fue expropiada en 2004, a petición de Apudepa, porque "su propietario no mostraba compromiso" con el mismo.

Situado en la plaza de la localidad, este palacio, declarado BIC, es de una "categoría riquísima" porque se articula en torno a diversas piezas arquitectónicas, entre ellas la iglesia, la lonja, y el cuerpo central con un gran salón y una escalera de estilo imperial.

Después de la expropiación, se ha adecuado una de las alas del edificio, correspondiente a la Lonja, pero sin que se realicen previamente estudios plurisdisplinares que garanticen y respeten la estructura original del edificio.

"La arquitectura civil es un bien muy delicado, que hay que cuidar con mucho mimo, y con la supervisión de muchas disciplinas. No puede ser que el arquitecto o el alcalde de turno se encargue de todo proyecto, porque el edificio se va de las manos", ha asegurado.Palacio de Villahermosa en Pedrola

El Palacio de Villahermosa en Pedrola o la Real Maestranza de Caballería en Zaragoza son ejemplos que se deberían seguir en la restauración de estos otros, y no la actuación que se llevó a cabo en el Palacio de Tarín o Casa del Canal, situado en la plaza Santa Cruz de la capital aragonesa, ha apuntado.

"Aquí lo que se ha hecho es derribar todos los forjados del interior, de tal forma que tenemos un edificio del siglo XIX enmascarado en una fachada antigua. Esto es lo que no queremos que pase en el Palacio de Fuenclara", ha comentado.

Este BIC, "el último de la gran familia de palacios civiles de Zaragoza que todavía se puede salvar", ha sido el "gran cajón de sastre" del Ayuntamiento en las anteriores legislaturas, de tal forma que "todo lo que no se sabía donde instalarlo iba allí", ha precisado.

Apudepa ha advertido de que el palacio, en el que en los últimos años se han acometido obras en la cubierta ante su mal estado, no admite una presencia "masiva" de público dada su estructura, por lo que no es un "buen lugar" para acoger una filmoteca como se planteó, sino más bien una "pequeña institución".

Por esta misma razón, tampoco una residencia de ancianos es el uso más adecuado para el Palacio de Épila, de propiedad municipal, y un Bien de Interés Cultural de "máxima categoría", para el que no se ha realizado un estudio multidisciplinar que respete su estructura, ha criticado.

Estos inmuebles, situados en el ámbito rural, a excepción de Fuenclara, tienen una "dimensión territorial imponente" que los convierten en la "joya de la Corona" de estos lugares, al igual que el Palacio de Ayerbe, en torno al que se organiza todo el núcleo rural.

Ante las respuestas recibidas por el Gobierno de Aragón, en las que indica que no hay prevista una inversión para la restauración de estas obras, Apudepa exige que se actúe con prioridad en aquellas "más urgentes" para al menos consolidar la estructura y evitar el derrumbe.

"La última que hemos recibido dice que no se va a restaurar la iglesia de Híjar (Teruel), de origen mudéjar, a pesar de que es prioritario intervenir, porque existe un serio peligro de que se arruine", ha concluido.

Etiquetas