Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Día Mundial del Autismo

600 globos para recordar a los autistas aragoneses

El objetivo de esta fecha es dar a conocer este síndrome a la sociedad, para que sepa que estas personas "tienen muchas cosas buenas".

La Asociación Autismo Aragón ha repartido 600 globos azules para colocar este lunes, día mundial de este síndrome, en las ventanas de las casas y recordar que allí viven personas que quieren mucho a los autistas, cuya prevalencia ha aumentado hasta un caso por cada 150 nacimientos.

En el Día Mundial del Autismo, la gerente de la asociación aragonesa, María José Plumed, ha explicado que el objetivo de esta fecha es dar a conocer este síndrome a la sociedad, para que sepa que estas personas "tienen muchas cosas buenas, que hay que atenderles, que se encuentran entre nosotros y que cada vez hay más", ha dicho.

Aunque ha señalado que no existen estudios fiables sobre cuántos viven en Aragón, ha subrayado que hace catorce años se decía que había uno por cada mil nacimientos en el mundo y que ahora la prevalencia estimada es de uno por cada 150, debido a que cada vez hay más y mejores medios de diagnóstico y a que se ha abierto el espectro.

En la fecha que se conmemora este lunes, en esta ocasión se ha puesto en marcha la campaña mundial 'Globos azules', que se está promoviendo en las redes sociales y que consiste en atar uno en la ventana para hacer llegar el mensaje de que "aquí viven personas que quieren mucho a una persona con autismo".

La Asociación Autismo Aragón, que cuenta con 103 familias asociadas, se ha unido a esta iniciativa y, además de colocar este lunes globos azules en su sede, han regalado otros seiscientos, durante una fiesta celebrada este domingo en el Parque Grande José Antonio Labordeta, para que los aragoneses los exhiban en sus ventanas y balcones.

Según Plumed, en algunos lugares del mundo incluso se iluminan de azul los edificios.

Es un síndrome que se detecta en el desarrollo del niño si tiene un retraso mental asociado y si no ocurre así en general se suele descubrir a los dieciocho meses, por las dificultades de comunicación y de lenguaje, ha manifestado.

Son niños que parece que no oyen, no prestan atención, no señalan o no muestran alegría por determinadas cuestiones, ha explicado, al tiempo que ha dicho que hay muchos niveles de autismo por lo que algunos pueden trabajar en el futuro y otros no.

En este sentido, ha indicado que se necesitaría más coordinación entre los servicios sociales y los sanitarios y un mayor número de personas con conocimiento del autismo.

Según la gerente de la asociación, en Aragón los medios públicos son los que para el resto de las personas con discapacidad y, aunque hay aulas especializadas, se necesitarían sitios adecuados para que pueda vivir en el futuro, cuando ya son adultos.

La Asociación Autismo Aragón tiene siete personas trabajando, para el diagnóstico y el tratamiento, entre terapeutas y psicólogos.

Etiquetas