Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Huesca

El mercado Petronila de Aragón llena de historia las calles de Barbastro

.

Los visitantes pudieron comprar 'stocks' del comercio de Barbastro.
El mercado Petronila de Aragón llena de historia las calles de Barbastro
J. L. P.

Barbastro recobró su esplendor medieval y su carácter de villa de ferias en la tarde de ayer con la celebración del multitudinario mercado medieval Petronila de Aragón, en el que participaron 50 artesanos de la comarca, y que se vio reforzado por la II Feria de 'Stocks', organizada por la mesa de dinamización Barbastro Comercio Activo y en la que tomaron parte alrededor de 40 comerciantes.

Esta actividad conjunta volvió a ser un rotundo éxito y demostró que es una iniciativa que contribuye a dinamizar al sector comercial en un mes bastante tranquilo para el comercio. Además, se constató que es un poderoso reclamo para atraer al público de otras localidades vecinas y turistas.

Esa fue la razón por el que el Ayuntamiento y la mesa comercial decidieron llevar a cabo esta iniciativa que arrancó el pasado año en el marco de la recreación medieval de 'El Sitio de Barbastro', dentro del proyecto europeo 'La cultura legada'. Este año no hubo espectáculo teatral ya que el Ayuntamiento decidió celebrarlo cada dos años.

Pero eso no impidió que las calles y plazas más céntricas de la capital del Somontano se llenaran de gentes para observar los puestos con «precios medievales», participar en los talleres como el de escritura medieval, o disfrutar de las farsas, danzas de vientre o exhibiciones de trajes y armas de la Edad Media como la que llevó a cabo la Asociación Cultural Histórica Aragonesa (ACHA) en los Jardinetes. Allí se desplegaron dos jaimas donde se expusieron cotas de malla, cascos, armaduras y todo tipo de útiles empleados en la época.

Desde allí, el mercado y la feria de 'stocks' se extendieron por el paseo del Coso, las calles Romero, General Ricardos, San Ramón, Joaquín Costa, y la plaza del Mercado. No faltó la pequeña princesa Petronila de Aragón, que firmaba autógrafos desde su trono a todos los súbditos que pasaban por la Fontanería Rodríguez para rendir honores.

Etiquetas