Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

RÍO GÁLLEGO

Los regantes dicen a las empresas de rafting que también deben ser responsables con el agua

La actual situación de sequía ha obligado a restringir en un 10% el agua demandada para la producción de cultivos. Se irán ampliando semana a semana hasta llegar a un 60% si continúa esta situación.

Rafting en el Gállego
El sector de aguas bravas espera superar este año las 80.000 actividades
ASOCIACIóN GáLLEGO ACTIVO

La Comunidad General de Riegos del Alto Aragón ha recordado este jueves a la empresas de rafting ubicadas en el río Gállego que la actual situación de sequía ha obligado a restringir en un 10% el agua demandada para la producción de cultivos, y les ha instado a ser responsables con su uso.

Dichos prorrateos se irán ampliando semana a semana hasta llegar a un 60% si continúa la situación de sequía, apunta la comunidad en un comunicado en el que apuntan que «en un ejercicio de responsabilidad» todos los usuarios del agua deben ser conscientes de la actual situación de sequía y permitir que la Confederación Hidrográfica Ebro «gestione el recurso para minimizar la posible incidencia que pudiera tener en los distintos usos».

Con respecto al recorte de caudales efectuados y la crítica sobre el almacenamiento del agua en los pantanos de cola (Sotonera) y no en los de cabecera (Búbal y Lanuza), Riegos del Alto Aragón asegura que «no ha habido ningún cambio este año» con respecto al sistema de gestión llevado a cabo con el agua.

A este respecto, añade que el agua contenida en los citados embalses de cabecera a partir del mes de julio se utiliza «prioritariamente» para atender los caudales demandados por el Bajo Gállego y que, por tanto, su almacenamiento en Sotonera «no ha lugar».

Además apuntan que, en previsión de que pudieran producirse tormentas, es necesario que los embalses de cabecera tengan «capacidad suficiente para retenerlas ya que no se dispone de las mismas aguas abajo».

Riegos del Alto Aragón ha recordado que las pérdidas económicas de la sequía, como ya ocurrió en los años 2005-2006 suelen ser «cuantiosas» y afectar «a todos los sectores económicos» y anuncia que los prorrateos de agua que se van a aplicar también «van a afectar negativamente a la producción de las segundas cosechas».

Asimismo lamenta la «contradicción implícita» en la demanda de los empresarios de rafting por su negativa expresa a todo tipo de embalse, «mientras que en la actualidad reclaman no solamente un régimen artificial de caudales que beneficie sus negocios, sino participar activamente en la gestión de los mismos».

«No resulta comprensible que tras una campaña de demonización de los embalses existentes denuncien que éstos no tienen caudal suficiente para satisfacer sus necesidades», apunta la comunidad.

Por último, Riegos del Alto Aragón manifiesta que un embalse de Biscarrués con menos limitaciones que las planteadas en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), «posibilitaría una gestión del agua tanto para el Bajo Gállego como para Riegos del Alto Aragón y beneficiaría al rafting».

Etiquetas