Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Galápagos: indicadores de la calidad de las aguas

Los galápagos son especies bioindicadoras de la calidad de nuestras zonas húmedas y fluviales. Biólogos y naturalistas saben que lo que le pase a estas tortugas de agua posiblemente le pasará también al resto de comunidades vivas de los ríos y lagunas: peces, anfibios, aves e invertebrados acuáticos. Si el galápago aún sigue presente, la cosa marcha bien. Diversos estudios se centran en conocer las poblaciones y la evolución de las dos especies autóctonas de galápagos existentes en Aragón: el leproso y el europeo. Es entonces cuando pueden toparse con otra especie más, exótica e invasora, el galápago de Florida.

Tortuga galápago europea
Tortuga galápago europea
E. VIÑUALES

En Aragón habitan tres especies diferentes de galápagos o tortugas de agua: el galápago leproso, el galápago europeo y el galápago de Florida. Los dos primeros son autóctonos y están incluidos dentro del Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón por su escasez. Ambas son especies protegidas por la ley. Pero el tercero es una especie exótica invasora muy problemática en aquellos ríos y humedales donde coexiste con los dos anteriores nativos, debido a la competencia que éste último ejerce por el alimento y el hábitat, y a la transmisión de enfermedades.

Del galápago leproso y, especialmente, del europeo –mucho más raro y escaso- se tiene todavía poca información sobre su distribución y situación demográfica. Ya en el año 1982 el herpetólogo José Manuel Falcón, en su obra 'Los anfibios y reptiles de Aragón', se refería al galápago europeo como la especie menos frecuente, pero a pesar de ello numerosa, estando citada de forma muy dispersa en Aragón, en parajes naturales como los pantanos de Caspe, Tornos y Mezalocha, la Alfranca de Pastriz, el valle del río Martín y La Cartuja.

Transcurridos casi treinta años, el volumen de 'Fauna' editado por el Gobierno de Aragón con motivo de la divulgación del Catálogo de Especies Amenazadas, explica que las poblaciones de esta especie se encuentran muy fragmentadas y que se estima que en España se ha podido producir una reducción de entre el 30 y el 50% del total en los últimos 50 años. El naturalista Luis Lorente explica que “los ríos son uno de los ecosistemas más amenazados a escala global, lo que ha llevado al declive a un gran número de especies de fauna y flora cuya conservación debería de ser una prioridad en el marco de la gestión de los espacios naturales, al tratarse de especies bioindicadoras”.

Quizás la población más importante a nivel regional

La falta de datos precisos y recientes, y de un seguimiento en la evolución y dinámica de este reptil todavía poco conocido, han llevado a la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Aragonesa a efectuar en el año 2010 un estudio naturalista sobre el galápago europeo en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) “Bajo Gállego”, donde viven las dos especies autóctonas de galápagos. Durante varios meses, un grupo de naturalistas ha capturado con ayuda de nasas flotantes y cebo, ha medido y ha marcado sistemáticamente con incisiones en los escudos marginales los distintos ejemplares recogidos.

Fernando Tallada, naturalista de la citada asociación, destaca el éxito de la campaña de estudio que arrancó gracias a los indicios y viejas citas de pescadores de la zona de Zuera: “Las jornadas de campo nos han llevado a descubrir una gran población de galápago europeo prácticamente ignorada, con cerca de cien ejemplares capturados y, por tanto, con una población estimada mucho mayor. Afortunadamente, del galápago de Florida aquí no hay ni rastro”.

Es decir, se ha desvelado que los brazos, meandros, lagunas de alimentación subterránea y carrizales del LIC Bajo Gállego albergan una población de importancia a nivel regional, equiparable a la única que ha sido estudiada hasta el momento, en la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro. A juicio de Luis Lorente, de la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Aragonesa, esto se debe a la alta calidad del medio natural y, en parte, a construcción de nuevas estaciones depuradoras de aguas residuales en la zona: en Gurrea de Gállego, San Mateo, Ontinar del Salz y Zuera”.

Trabajos en la Alfranca

Efectivamente, un precedente ya existía en los galachos de La Alfranca de Pastriz y en el de La Cartuja, donde un equipo del Instituto Pirenaico de Ecología, el Gobierno de Aragón y el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza ha venido realizando el control y seguimiento de las poblaciones de los tres galápagos presentes la reserva natural. Su objetivo era eliminar al galápago de Florida y, al mismo tiempo, estudiar las poblaciones de los dos galápagos autóctonos, su número y desplazamientos. Entre los años 2004 y 2006 se realizaron 712 capturas, correspondiente en realidad a 202 ejemplares distintos: 88 fueron de Florida –la mayor parte en el galacho de La Cartuja-, 57 europeos –con una tendencia a decrecer en número-, y 57 eran galápagos leprosos –con tendencia estable-.

También en las prepirenaicas lagunas de Estaña, en la comarca de La Ribagorza, el naturalista José Damián Moreno, está realizado el estudio de una aislada población de galápago europeo… de un animal anfibio muy discreto que, aunque no lo sepamos, como especie bioindicadora que es, tiene muchas cosas que contarnos sobre la calidad ambiental de nuestros ecosistemas.

Volver a Frontera Azul

Etiquetas