Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

INFRAESTRUCTURAS

Morlán dice ahora que no hay dinero para desdoblar la N-232

El número dos de Fomento prometió hace dos años las obras, que ahora tienen proyecto pero se han quedado sin partida «por la crisis».Decenas de vehículos saturaron ayer la vía en una marcha lenta de carácter reivindicativo.

En primera fila, Morlán y el consejero Vicente, ayer, en Zaragoza.
Morlán dice ahora que no hay dinero para desdoblar la N-232
O. DUCH

Lo pudo decir más alto, pero no más claro. El desdoblamiento de la N-232 entre Mallén y Figueruelas quedará aparcado sine díe por la actual coyuntura económica. Así lo aseguró ayer el secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense Víctor Morlán, dos años después de comprometer la licitación de las obras en un entrevista a este diario e incluir una partida plurianual de 95,5 millones en los presupuestos de 2010. Por ello, el proyecto redactado acabará en un cajón, pese a las reiteradas movilizaciones sociales. Ni siquiera se sabe si entrará finalmente en el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) o si Fomento liberará el peaje de la AP-68 para camiones como prometió Morlán en octubre para esta primavera.

El varapalo a una de las principales reivindicaciones de Aragón coincidió con la enésima movilización para exigir la conversión en autovía de la N-232. «La austeridad no puede primar frente a la seguridad», sentenció el presidente de la Plataforma por el Desdoblamiento, y también socialista, Antonio Asín.

Los alcaldes de los municipios afectados y los profesionales del transporte protagonizaron una marcha lenta reivindicativa por el tramo de la N-232 entre Mallén y Figueruelas con el objetivo de bloquear la carretera nacional. Medio centenar de vehículos salieron sobre las 16.00 de ambas localidades y provocaron retenciones kilométricas. Aunque hubo momentos en los que el tráfico llegó a estar paralizado, la mayor parte del tiempo fue circulación lenta, sobre todo en dirección hacia Zaragoza.

Unas horas antes, Morlán, que había acudido a Zaragoza para visitar las obras del apeadero de Goya, volvió a negarse a dar un plazo para aclarar el futuro del desdoblamiento. Solo fue contundente al decir que el país carece de «los recursos necesarios» para acometer la obra. Eludió hasta dar una fecha para decidir si el proyecto se incluirá en el PEI, que permitiría hacerlo ya por concesión. Para ello adujo que primero debe hacerse un exhaustivo análisis de viabilidad, contar con el visto bueno de las instituciones financieras y disponer de un informe sobre posibles afecciones a otras vías.

También puso peros a la posibilidad de utilizar la AP-68 como alternativa. El secretario de Estado argumentó que habría que mejorar los accesos para dar cobertura a los polígonos y a los municipios. «Para esto también hace falta dinero», subrayó Morlán.

El presidente de la plataforma por el desdoblamiento respondió a estas declaraciones diciendo que si hay voluntad, siempre se obtienen los recursos necesarios. «90 millones de euros en un presupuesto de 17.000 millones no supone nada», dijo Asín.

Para los organizadores de la reivindicación, el número de víctimas (doce en el último año y cien en una década) es lo que justifica la urgencia de esta obra. «Cien muertos en nuestra comunidad es un pueblo entero», apostilló el alcalde de Mallén.

La plataforma insistió en que no solo es un problema que afecta a los cuarenta municipios que dependen de la N-232, sino para los 15.000 usuarios diarios de este tramo de carretera general, clave en las comunicaciones del Valle del Ebro. Para el presidente de los transportistas (Tradime), Jesús Arbiol, la solución no pasa por hacer perpetua la línea continua pintada entre Mallén y Figueruelas, sino por hacer la autovía ya.

Ante la protesta convocada, Víctor Morlán optó por presentarse en Zaragoza como el impulsor del desdoblamiento, para lo que subrayó que había tramitado el estudio informativo, la declaración de impacto ambiental y el posterior proyecto de construcción. Llegó incluso a defender que era una víctima. «Plantear una reivindicación ante un gobierno que ha dado pasos para solucionar un problema cosa sin acordarse de que fue otro gobierno el que lo provoco me parece un tanto injusto», se quejó el número dos de Fomento tras recordar que si el Gobierno de Aznar no hubiera prorrogado la concesión de la AP-68 hace once años en noviembre se hubiera liberalizado.

(Más información en la edición impresa de HERALDO)

Etiquetas