Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

GUATEMALA

Motos para las grandes distancias

Por la misma orografía del terreno, dado que Guatemala es un país con muchos accidentes orográficos y las grandes ciudades están asentadas muchas veces junto a barrancos, por lo que se hace muy difícil el manejo en un transporte de dos ruedas. Por supuesto que la alternativa a las bicis han sido siempre las motos.

Si nos ceñimos a la Ciudad de Guatemala, asentada en el Valle de la Ermita, podemos decir que hace unos 50 años, era solamente lo que es ahora la zona 1. Un lugar totalmente llano y sin ningún desnivel. Con el transcurrir de los años, como en todas las capitales del mundo, el abandono del mundo rural, en pro de una “vida mejor” en la Capital, atrajo a miles de personas que no encontraron lugar en la parte llana de la ciudad y fueron formando asentamientos (los pobres) y residenciales de lujo (los ricos) a orillas de los barrancos, por supuesto, con desigual infraestructura.

Me cuentan que la bici fue durante mucho tiempo el medio de transporte más utilizado en Guatemala. Con la llegada del automóvil, unos cuantos pudieron dar ese salto a la modernidad. En la actualidad, la bici es un medio muy utilizado, pero por las grandes distancias que hay de un extremo a otro (unos 30 kilómetros), se utiliza mucho la moto (sobre todo en servicios de mensajería.

Los estudiantes de las universidades privadas llegan con su “carro del año” mientras que los estudiantes de la Universidad Pública lo hacen en camioneta (bus público), en moto y otros en carro, con modelos menos recientes que los anteriormente citados. Bastantes, aquellos que viven a unas cuadras (manzanas) se trasportan en bici. Pero por desgracia, el índice de robo es alto y prefieren utilizar el transporte colectivo.

Unos amigos míos, están desarrollando un sistema novedoso, que es comunicar el centro de la capital por medio de unas pasarelas situadas a cuatro metros de altura y que recorreran las principales vías. Encima de estas pasarelas quieren construir una especie de ducto por donde puedan transitar las bicicletas que estarían aparcadas dentro de las estaciones vigiladas por policías privados. Es decir, uno sube las escaleras para desplazarse por toda la ruta. Si quieres otra opción subes un nivel más, alquilas tu bici y te desplazas sin semáforos por toda la ruta. No hay subidas ni bajadas. El recorrido y el ahorro de tiempo son grandes. Es un plan millonario que está en estudio y lo que persigue es una mejor movilidad humana por la capital.

Etiquetas