Aragón
Suscríbete

FIGUERUELAS

Una distribución con 'pocas luces'

Son dos postes eléctricos en medio de una de las calles del polígono industrial. Pese a la señal de obras, la calzada es transitable.

El poste, en primer plano, está justo en el cruce con dos calles. En sentido contrario, otro se ubica casi en el centro del carril.
Una distribución con 'pocas luces'
C. Adán

Puede parecer insólito, pero es real. Está en el polígono industrial de Figueruelas, en una de las calles asfaltadas recientemente. Todavía hay una señal de obras que advierte de que hay que ser prudente. Aunque alguien ha movido la valla que prohibía el paso y ahora los vehículos pueden circular por una calle en la que hay que esquivar no uno, sino dos, postes eléctricos.

 

En el aire, muchas preguntas. ¿Estaba el poste antes de que se hiciera el asfaltado de la calle? Parece lo más seguro. ¿Lo elimininarán? Parece que la respuesta correcta también debe de ser afirmativa. Pero, de momento, todo el que lo ve coincide en que la distribución de los postes se ha hecho 'con pocas luces'. Y nunca mejor dicho.

 

Una de las columnas está justo en el cruce con otras dos calles. Además, su colocación dificultaría el giro a los camiones. El otro poste, a apenas unos metros de distancia, interrumpe a los vehículos que circulan en sentido contrario. Y aún está la suerte de que los turismos caben entre la columna y la acera sin problema.

 

"¡Olé! ¡Armonía! La calle de la estupidez", pensó una persona que paseaba con su coche por primera vez por este polígono. Y no es para menos.

 

Aunque apenas circulan vehículos por esta calle, todo el que lo hace se ha percatado de la peculiar colocación de estos postes. Sin embargo, tampoco le han dado más importancia.

 

"Muy normal no es, la verdad", dice Javier, un carretillero que trabaja en este polígono desde hace unos meses. "Entiendo que eso no lo dejarán así -añade-. La calle no está abierta aún, pero han quitado las vallas".

 

En una de las empresas cuya entrada está junto a esta calle desconocen la existencia de estos postes. Ningún trabajador parece haberse percatado y, por eso, tampoco ninguno ha protestado por esta 'especial' ubicación.

 

"La verdad es que un poste en medio de la carretera es cuanto menos curioso", comentan desde otra de las empresas próximas al lugar. Pero desde esta firma tampoco han presentado ninguna queja porque a ellos no les afecta en la entrada y salida a sus instalaciones.

 

No obstante y, aunque de momento no afecta a ninguna empresa, la peligrosidad de estos postes en medio de la calzada debería servir para que cuanto antes alguien tome una solución. O, al menos, de momento, se mejoren las medidas de seguridad para evitar el acceso a este tramo de calzada.