Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MANCOMUNIDAD CENTRAL DE ZARAGOZA

Los accidentes con víctimas en el tramo sin desdoblar de la N-232 se reducen a la mitad

La prohibición de adelantar y la restricción de velocidad a 80 km/h han hecho que de enero a septiembre no haya choques mortales

Aunque no es la solución definitiva, de momento las medidas de seguridad tomadas a finales del año pasado en el tramo sin desdoblar de la carretera N-232 entre Mallén y Figueruelas han surtido efecto. Desde que entró en vigor la prohibición de adelantar y la limitación a 80 kilómetros por hora en este tramo de apenas 30 kilómetros, no ha habido ningún accidente mortal. Además, los choques con víctimas (entre las que se incluyen también los heridos graves y leves) se han reducido a la mitad.

 

Según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico de Zaragoza, desde que comenzó el año y hasta mediados de septiembre, ha habido siete accidentes con víctimas, en los que se han visto implicados 11 vehículos. El balance de estos choques ha sido de seis heridos graves y nueve leves. En el mismo periodo del año 2008, Tráfico contabilizó 13 accidentes en los que resultaron afectados 26 vehículos. En este caso, el balance fue mucho más trágico: hubo siete muertos, seis heridos graves y 16 leves.

 

Este año, el día más negro desde el fin del tramo de la autovía A-68 hasta el límite con la Comunidad de Navarra (entre los puntos kilométricos 269 y 296,700) fue el 2 de agosto, cuando hubo dos choques que dejaron seis heridos, cuatro de carácter grave y dos leves. Tres de los siniestros se produjeron por salidas de vía y cuatro por colisión de vehículos, solo uno de ellos frontal.

 

Un año antes, cuatro de los trece accidentes registrados fueron por impactos frontales propios de intentos de adelantamiento. El de mayor gravedad ocurrió el 25 de junio en el kilómetro 278,5, en Luceni, y se saldó con tres fallecidos. El 11 de agosto de 2008, a apenas cuatrocientos metros de ese punto, se produjo otro choque entre cuatro vehículos que se saldó con dos muertos, dos heridos graves y tres leves.

 

El pasado año, en ese mismo tramo se contabilizaron diez muertos en accidente de tráfico. Esta elevada cifra puso en pie de guerra a los vecinos de las localidades por donde discurre este peligroso tramo. Como respuesta a esto, la Comisión Autonómica de Seguridad Vial, que preside el Delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, decidió tomar unas medidas urgentes como la limitación de la velocidad a 80 kilómetros por hora, se pintó línea continua para prohibir el adelantamiento y se restringió el tráfico a vehículos agrícolas (medida que tuvo muchos críticas).

Daños materiales

Entre enero y septiembre, en esta zona también se han contabilizado 14 choques en los que solo ha habido que lamentar daños materiales. La mayoría de ellos han sido colisiones por alcance y el término municipal con más siniestralidad ha sido el de Pedrola. En el 2008, hubo 19 percances con daños materiales y la mayoría fueron choques frontolaterales.

 

El descenso en el número de víctimas no ha sido exclusivo de este tramo. En el conjunto de las carreteras aragonesas, durante los siete primeros meses de este año, el tráfico se cobró 22 vidas menos que durante el mismo periodo de 2008. Como ya publicó este periódico, este descenso del 32% en el número de víctimas mortales confirma la buena tendencia del último año. De hecho, en el 2008 el balance de fallecidos fue el menos malo de los últimos doce años en Aragón.

Etiquetas