Despliega el menú
Aragón

RIBERA ALTA DEL EBRO

El puente de la A-68 en Sobradiel abrirá por fin al tráfico a comienzos de 2009

Tras décadas de espera, el puente sobre la A-68 en Sobradiel estará listo a principios de 2009. Las obras, que estuvieron paralizadas durante meses tras ser adjudicadas hace más de dos años, avanzan ahora a buen ritmo. Esta infraestructura beneficiará tanto a los vecinos de la localidad sobradielana como a La Joyosa, para la que resulta vital de cara a sendos desarrollos residencial e industrial a los que el paso elevado dará salida en el futuro.

En Sobradiel, las cuentas están claras: hasta que el puente no entre en funcionamiento, la DGA no autorizará el desarrollo de un polígono de unos 40.000 metros cuadrados, situado junto a una de las futuras entradas a la A-68 y que lleva bloqueado desde 1989. Por ello, el hecho de que las obras avancen en esta demanda histórica se valora con optimismo. "Quiero ser cauto, porque nos hemos sentido defraudados muchas veces, aunque parecen que ya van a buen ritmo", manifestó el alcalde sobradielano, Jaime Izaguerri (PAR).

El proyecto primigenio data de 1992. Tras años de retrasos e incumplimientos, su construcción fue finalmente adjudicada en agosto de 2006 a la empresa Tableros y Puentes S.A. por algo más de dos millones de euros. Sin embargo, varias circunstancias motivaron sucesivos parones en los trabajos. Primero, los trámites sufrieron demoras a causa de las expropiaciones, más complicadas al hallarse enclavado el puente en cuatro términos municipales (Zaragoza, La Joyosa, Pinseque y el propio Sobradiel). Además, la instalación de un gasoducto bajo el puente añadió más retrasos.

Hasta hace poco, las máquinas apenas habían trabajado. Sin embargo, ahora avanzan a buen ritmo. Ya fue colocada hace varias semanas la viga central, el paso más importante en esta infraestructura. El alcalde sobradielano fue informado de que la apertura se realizará, si no hay nuevas demoras, a comienzos de 2009.

En La Joyosa, muy próximos al futuro puente se sitúan los dos principales sectores de desarrollo del municipio. Por un lado, el polígono de Costero-Olivar, con algo menos de cuatro hectáreas. Por el otro, la urbanización para casi 3.000 viviendas que impulsa Fadesa. La constructora se encuentra actualmente en suspensión de pagos, aunque los pisos acabarán tarde o temprano levantándose.

"Alguna alegría debíamos tener", reconoció el alcalde, Ángel García Santabárbara (PSOE). "En tiempos de crisis, cuanto más facilitemos el desarrollo, más se avanzará", declaró el primer edil, para quien el paso elevado "hará más atractiva la zona" para los inversores, lo que consideró interesante "sobre todo si contribuye a generar puestos de trabajo".

Hace ya dos meses, Fomento abrió por fin el puente de Pinseque, otra demanda histórica en la zona. De hecho, en el pasado surgieron incluso ataques cruzados entre las corporaciones sobradielana y pinsequera sobre los avances en uno y otro caso. "El nuestro era el primero de los tres puentes, y resulta que lo van a terminar el último", reconoció resignado el alcalde de Sobradiel, en referencia también al paso elevado de Torres de Berrellén. Izaguerri recordó sin embargo que el conflicto vecinal era ya cosa del pasado.

Etiquetas