Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

BAJO CINCA

Una vecina de Zaidín deja en herencia al Ayuntamiento más de 700.000 euros

Carmen Monclús Soláns, que falleció hace dos años, legó al pueblo en su testamento una cantidad de dinero y varios solares

Carmen Monclús Soláns, natural de la localidad altoaragonesa de Zaidín, falleció en 2006 a los 74 años y dejó en testamento varios legados a sus parientes, entre ellos todas las casas que poseía. A su vez quiso donar cierta cantidad de su patrimonio al Ayuntamiento de su pueblo.

La fallecida era muy amiga de la alcaldesa de Zaidín, María Teresa Font. Se conocían desde hace muchos años y llegaron, incluso, a trabajar juntas durante un tiempo en la extinta Hermandad Sindical de Labradores de Zaidín, cuando la alcaldesa tenía 16 años.

María Teresa la recuerda con mucho cariño. "Tanto ella como su marido eran muy buenas personas, excelentes, les tenía un gran aprecio", comenta.

Carmen había enviudado un año antes de su fallecimiento y su marido le dejó todos sus bienes como única heredera. Al no tener descendencia, en las escrituras de su testamento decidió dejar constancia de la reparto de sus bienes e incluir al Ayuntamiento de la localidad de Zaidín como beneficiaria de buena parte de ellos.

Pendiente de tramitación

La mujer no vivía en el pueblo desde que se casó, hacía ya varios años, pero siempre tuvo nostalgia de la localidad y decidió donar cuando falleciera cierta parte de su patrimonio, proceso que todavía está en trámites. La alcaldesa señala que "todavía no ha llegado a Zaidín la cantidad concreta porque aún se tienen que vender algunos solares".

El Ayuntamiento va a destinar todo el dinero que les dejó Carmen a las mejoras que vaya necesitando la localidad.

El pleno municipal va a destinar el legado a la mejora, acondicionamiento y pavimentación de algunos de sus caminos rurales. El proyecto, que se ha adjudicado recientemente, asciende a unos 674.000 euros. El dinero que dejó la vecina del municipio al fallecer hace dos años supera los 700.000 euros.

La localidad cuenta con más de 200 vías de este tipo, de las que serán reformadas 17. El acondicionamiento va a constar de dos fases; la primera está compuesta por nueve caminos: Bufarrás-Juanillo, Clamor-Peret, Abejares, Gravera-Panades, Gasolinera, Terragorda, La Taula, El llano y Placetas. Y la segunda fase por ocho: Sardera-Paulico I, Puyals, Sardera-Paulico II, Ferrancal, Paulico, Cova Sebastián, Cova-Paulico.

Estas pistas son zonas de tránsito muy importantes para la actividad agropecuaria del municipio, motivo por el que se ha querido destinar parte de la herencia a esta mejora. "La mayor parte de nuestras producciones pasan por esos caminos, como el ganado y los distintos productos agrícolas, el resto del dinero se irá gastando en las mejoras del pueblo", explica la alcaldesa de Zaidín, María Teresa Font.

Otro caso similar

No es el único hecho de estas características que se ha dado en los últimos meses en la provincia altoaragonesa. En este sentido, cabe recordar que a principios de este año otro Ayuntamiento, en este caso el de Biescas, también fue el destinatario de la herencia de una vecina de la localidad. Mari Cruz Fañanás Oliván, una nonagenaria sin descendencia, que decidió donar un apartamento y todos sus ahorros (50.000 euros aproximadamente) al municipio oscense y a la Hermandad de Santa Elena. A su vez también donó una colección de discos de música clásica de gran valor a la biblioteca municipal de Biescas. En este caso, Mari Cruz, no tenía familia cercana por lo que todo su patrimonio decidió entregarlo al pueblo.

Etiquetas