Despliega el menú
Aragón

HUESCA

Aprobado el convenio para el traslado de las harineras tras cinco años de negociaciones

El Ayuntamiento de Huesca sacó adelante, con el rechazo de CHA, el acuerdo suscrito por el 89% de la propiedad

El convenio entre el Ayuntamiento de Huesca y los propietarios del polígono de las harineras para favorecer el traslado de las fábricas del centro urbano se aprobó ayer. El acuerdo ha salido adelante sin unanimidad, ya que el grupo municipal de Chunta Aragonesista votó en contra del mismo en el pleno extraordinario con el que quedó desbloqueado el problema urbanístico más importante de la ciudad y cuya solución empezó a negociarse hace cinco años, una vez aprobado el Plan General de Ordenación Urbana de 2003.

Al visto bueno de la corporación se suma el documento de adhesión de los propietarios entregado ayer en el ayuntamiento. El convenio se someterá durante un mes a exposición pública antes de su rúbrica. Con el acuerdo firmado, empezará la cuenta atrás para el derribo de las dos harineras, Villamayor y Porta, que tendrán que estar desmanteladas, al igual que el resto de pequeñas empresas y naves, en 2011. Esa es la fecha que establece el documento para iniciar la urbanización de las 8 hectáreas de suelo, donde está prevista la construcción de unas 1.300 viviendas, cuya ordenación será también objeto de debate a partir del plan especial presentado por los promotores.

El alcalde de Huesca, el socialista Fernando Elboj, mostró ayer con satisfacción el documento de adhesión firmado por quienes, en conjunto, suman el 89% de la propiedad del suelo. Finalmente, tras la redacción de más de cinco borradores y algún que otro vaivén en el último momento, el acuerdo establece que el ayuntamiento recibirá el 10% de la edificabilidad otorgada al polígono en el PGOU, lo que supone unos 12 millones de euros. Asimismo, contempla que los propietarios pagarán 13.000 metros cuadrados de sistemas generales viarios y que el Ayuntamiento financiará otros 6.000, correspondientes al paso subterráneo que permitirá conectar la avenida de Juan XXIII con la calle de Teruel. El acuerdo fija una indemnización para que las dos harineras se reubiquen en el término municipal de Huesca o su entorno. En el caso de que este traslado no sea efectivo, la indemnización no se pagará.

Con las plusvalías obtenidas por la venta de los pisos que se construyan en este polígono, los promotores deben pagar indemnizaciones valoradas en 34,8 millones, incluidas las instalaciones de las harineras y las cantidades reservadas para su traslado.

Avales y VPA

El pleno rechazó incluir en el convenio las propuestas de CHA: que el 10% del aprovechamiento municipal se destinara a VPA, que los propietarios construyeran también un 10% de VPA y pagaran el paso subterráneo y que se establecieran sendos avales a favor del ayuntamiento por 4 millones en el caso de Villamayor y por 4,2 millones en el caso de Porta. El aval se cancelaría una vez hecha efectiva la reubicación de las fábricas. Los grupos coincidieron en que esas condiciones harían inviable el convenio

El alcalde y responsable de Urbanismo afirmó: "Hoy es un día grande porque hemos conseguido llegar a un acuerdo pese a que confluían numerosos intereses". Con un recuerdo para las víctimas de la explosión de Harinas Porta en el tercer aniversario del suceso, Fernando Lafuente (PAR) mostró su "razonable" satisfacción tras aprobar un convenio "positivo, posible y potencial".

Roberto Bermúdez de Castro (PP) aseguró que, pese a ser un buen convenio, "se ha llevado a cabo bajo un PGOU que no fue aprobado por el PP". Luis Gállego (CHA) afirmó que "la falta de VPA, de equipamientos y los sistemas generales lo pagará la ciudad y hemos defendido esos intereses". "Este convenio es consecuencia de un mal PGOU aprobado por PSOE, PAR e IU", dijo. Trinidad Rincón (IU) apuntó la "falta de garantías para mantener los puestos de trabajos", pero "IU no pondrá piedras en el camino para sacar adelante el acuerdo".

Etiquetas