Despliega el menú
Aragón

HOYA DE HUESCA

El plan de restitución de Montearagón deberá esperar al menos un año más

Hasta ahora solo se han licitado dos obras por valor de 329.512 euros, lejos de los 30 millones contemplados.

El grueso de las obras del plan de restitución territorial para los municipios de Huesca y Loporzano por la construcción del embalse de Montearagón no empezará a licitarse, como mínimo hasta el año que viene. Ese es el plazo fijado en la autorización que, a finales de marzo, el Gobierno dio al Ministerio de Medio Ambiente para comprometer gastos en materia de gestión e infraestructuras del agua. Entre los 955 millones de euros que el ministerio podrá gastar entre 2009 y 2013 están los casi 30 correspondientes a este plan, aprobado en 2005 y del cual, hasta ahora, solo se han licitado dos obras por valor de 329.512 euros.

El plan de restitución del pantano contempla un total de 13 actuaciones en los dos municipios con un plazo de ejecución de 24 meses. A finales de 2007, ante el retraso acumulado y la necesidad de algunas de las obras incluidas en el documento, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) decidió adelantar trabajo y sacar adelante la mejora de los abastecimientos de agua de Fornillos (Huesca) y Barluenga (Loporzano). Entre las dos sumaban el 0,13% de los 30 millones de euros presupuestados en el documento donde se recogen todos los proyectos. Parece que, de momento, serán las únicas, ya que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el presente ejercicio solo se ha designado una partida de 100.000 euros para el plan de restitución de Montearagón.

Entre las obras que están pendientes en Huesca y Loporzano destaca la construcción de las nuevas redes de distribución de agua y saneamiento en Chibluco y San Julián de Banzo, la rehabilitación de las iglesias de San Andrés de Barluenga, Santa Cecilia de Chibluco y la parroquial de San Julián de Banzo, la mejora del alumbrado y la construcción de un centro social en Barluenga y la realización de accesos a poblaciones.

Depende también de este plan la reconstrucción del puente medieval que unía Fornillos y Barluenga y que se desmontó hace siete años para reubicarlo en otro sitio. Desde entonces, las piedras aguardan en una nave del ayuntamiento de Huesca.

La demora de este plan ha sido denunciada en numerosas ocasiones por responsables municipales, ya que al estar contempladas en el proyecto de restitución, estas obras no se han solicitado a través de otros organismos.

Etiquetas