Despliega el menú
Aragón

HOYA DE HUESCA

Ayerbe ultima los trámites para legalizar siete chalés del Cerrado de Fuentes

El coste de urbanización del paraje, 1,2 millones de euros, lo asumirá la treintena de dueños. La calificación de la zona como urbana abre la puerta a la construcción de más casas.

Tras décadas de espera y varios años de trámites, las obras de urbanización de la zona del Cerrado de Fuertes, en Ayerbe, comenzarán el próximo verano. Esta área, situada a las afueras de la localidad, junto a la carretera de Loarre y la estación de tren, comprende terrenos de casi una treintena de propietarios, así como siete viviendas que hasta ahora se encontraban en situación irregular. La primera de ellas se levantó hace unos 30 años. Así, el proyecto de urbanización permitirá legalizar su situación y calificar el suelo como urbano, algo que abre la puerta a la construcción de más casas.

Pero el camino para dotar de las infraestructuras básicas a esta zona -que en estos momentos carece de alumbrado público, red de alcantarillado o pavimentación- no ha sido sencillo. El plan especial se redactó hace cuatro años, recuerda uno de los vecinos, José María Alcácera, que también preside la Asociación de Propietarios del Cerrado de Fuertes, creada expresamente hace un año para sacar adelante el proyecto de urbanización. "Estuvo mucho tiempo en la DGA porque había que hacer modificaciones, se volvió a presentar y finalmente se aprobó en diciembre de 2006", añade.

"En estos momentos se está redactando el proyecto de reparcelación, que estaba paralizado porque había problemas con las escrituras de dos vecinos, que ya se están solucionando, y también se acaba de resolver por dónde irá la red de alcantarillado, y para junio empezarán ya las obras", explica el alcalde ayerbense, José Antonio Sarasa. Para facilitar todo el proceso, el consistorio ha renunciado a la cesión de la parte de suelo que le corresponde por ley.

También está en marcha la elaboración de proyecto de urbanización propiamente dicho, que incluye los estudios geológicos preceptivos y la traída de los servicios básicos, entre otros aspectos. Aprovechando las obras, también se procederá a la renovación de la red eléctrica, telefónica y de abastecimiento de agua. Este documento "está un poco más retrasado", indica Alcácera, aunque se espera que esté listo para el mes de mayo. Se prevé que los trabajos se prolonguen por espacio de 10 o 12 meses.

La intención es que se encargue de adjudicar las obras la Asociación de Propietarios del Cerrado de Fuertes, ya que "si la hacemos desde el ayuntamiento -comenta el primer edil- los trámites burocráticos son más complicados y más largos". No obstante, el consistorio "está colaborando con ellos y apoyándoles al cien por cien", subraya Sarasa. Los interesados corroboran esta afirmación y señalan que "todo se está haciendo con el beneplácito del ayuntamiento, que es quien lo ha promovido".

Asimismo, serán los propietarios los que asuman el coste íntegro de la intervención, que, según comenta José María Alcácera, podría superar los 1,2 millones de euros, si bien el presupuesto todavía no está cerrado, ya que esta era la cifra que recogía el plan especial de hace cuatro años y que ahora se deberá actualizar. La cantidad que tenga que aportar cada dueño se fijará por cuota de participación.

El portavoz de los afectados reconoce que todo el proceso ha sido "complejo", puesto que "es una urbanización en la que hay más de veinte propietarios, cada uno con sus problemas y sus intereses, y además ya había edificaciones". "Hemos tenido cuatro o cinco reuniones y en principio está todo el mundo de acuerdo en hacerlo", añade.

Además, destaca que la urbanización de esta área ha levantado grandes expectativas desde que se planteó hace unos años: "Todos los días hay gente preguntando para comprar algún solar, porque es una zona muy bonita de Ayerbe, muy abierta y soleada, y es lógico que si se hacen las obras y se venden terrenos, se edifique rápidamente".

Etiquetas