Aragón
Suscríbete

SOBRARBE

Un tejado nuevo y seguro para la iglesia de Broto

La cubierta de losa se desplomó el pasado verano, tan solo nueve después de haber sido rehabilitada.

La iglesia de Broto ya luce un tejado nuevo y seguro después de que se desplomara la cubierta de losa el pasado septiembre. Las obras de urgencia concluyeron antes de terminar el año, como anunció la empresa Ocinsa, encargada del proyecto, y los vecinos pudieron celebrar los actos litúrgicos de la navidad dentro del recinto. Y tanto el Ayuntamiento como los vecinos están satisfechos de que la rehabilitación se haya concluido rápido y que la iglesia estuviera listo en Navidad.


El Ayuntamiento de Broto avisó en varias ocasiones sobre el mal estado de las tejas, que incluso se habían movido quedando colgadas de la tela asfáltica en la parte baja del tejado. La caída les sorprendió ya que la anterior obra de rehabilitación se había realizado tan sólo nueve año atrás. Sin embargo, parece ser que el calor del verano provocó que las losas se desplazaran por la cubierta. La superficie afectada era de unos 300 metros cuadrados.


Cuando parte de esa cubierta empezó a caer a la calle, el concejo se vio obligado a cerrar las calles anexas de la iglesia ante la amenaza que suponían para los viandantes y las misas se trasladaron a la ermita de San Clemente. También fue necesario desalojar dos viviendas ubicadas junto al templo en las que vivían una congregación de monjas. Fue entonces cuando el Gobierno de Aragón destinó una partida presupuestaria de emergencia.


Una empresa de trabajos verticales retiró, mediante una grúa, el faldón de losas que había quedado suspendido y posteriormente se colocaron los andamios para trabajar con seguridad. Las condiciones climatológicas han permitido concluir las labores en el tiempo previsto y el pasado 20 de diciembre finalizaron. "Se acercaba la Navidad y hubiera sido una extorsión no poder utilizar la iglesia", comentó el primer edil.


No obstante, la caída de losas afectó a dos tejados próximos a la abadía que no se han incluido en esta primera fase de obras y que, según el alcalde, serán reparados próximamente. Son unos 200 metros cuadrados que deberá asumir el ayuntamiento. Para ello, el Ayuntamiento está en negociaciones para firmar un convenio con el Gobierno de Aragón con la intención que subvencione esta segunda parte de la obra.