Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

José Francisco Mendi: "En dos o tres años se va a corregir la violencia en el fútbol"

El presidente de la Sociedad Aragonesa de Psicología Deportiva es optimista ante esta lacra.

José Francisco Mendi, en la jornada sobre la violencia en el fútbol base.
José Francisco Mendi, en la jornada sobre la violencia en el fútbol base.

José Francisco Mendi, presidente de la Sociedad Aragonesa de Psicología Deportiva, participó la pasada semana en una Jornada sobre Violencia en el Deporte Base celebrada en Zaragoza. ¿A qué conclusiones llegaron?

A que se pueden y se deben tomar medidas. Pusimos sobre la mesa posibles soluciones para cambiar un comportamiento que se ha apoderado del fútbol base en consonancia con la ola de violencia del fútbol profesional. El diagnóstico es sencillo: todos vemos normal un comportamiento que se asume que va con este deporte.

¿Tiene solución?

Por supuesto, pero es algo que nos compete a todos. La Federación Aragonesa de Fútbol (FAF) puede y debe cambiar normas que ayuden a prevenir la violencia. ¿Tan complicado es que articule una que diga que en caso de empate tenga prioridad el equipo con menos tarjetas amarillas? Los clubes tienen un problema y una ventaja a la hora de poner freno: los jugadores y las familias somos clientes, así que a veces es difícil decir hasta aquí hemos llegado y prohibir la entrada a alguien. Desde las estructuras deportivas también se puede actuar. Igual que hay clubes que tienen en cuenta el rendimiento escolar, ¿qué pasaría si los profesores analizasen los comportamientos antideportivos que han tenido los escolares? Si la valoración fuese mutua sería mejor. Es necesario un compromiso educativo fuerte.

¿Estamos hablando exclusivamente de fútbol?

En un 95% hablamos de fútbol y, concretamente, de fútbol masculino. El comportamiento en el fútbol femenino no es tan negativo. Sería más positivo que se ampliara la edad en la que las chicas pudiesen jugar con chicos, que se termina en infantiles. La integración de la mujer es un beneficio para el deporte, para los chicos y para la pacificación en el deporte.

¿Cree que hay un exceso de competitividad en las categorías base?

Creo que tendría que haber más formación y no tanta competitividad. Igual sería bueno que a los ocho años las ligas no tuvieran ascensos o descensos. Los fichajes a edades tempranas tampoco favorecen, ni que los padres dejen de acompañar a sus hijos cuando en infantiles ven que ya no van a llegar a ser un Messi o un Ronaldo. El fútbol es un gran elemento para unir a padres e hijos y eso no se debe perder.

¿Es optimista sobre el fin de la violencia en el fútbol?

Soy optimista porque estamos más sensibilizados, aunque aún no lo suficiente. Otros malos hábitos como el alcohol o el tabaco se cambiaron en España, así que hay que creer. Los medios de comunicación apoyan, los clubes intervienen, los psicólogos deportivos ayudan a controlar determinados comportamientos... Si se dejan ayudar los estamentos, porque este cáncer se ha comido este deporte, en dos o tres años se va a corregir la violencia en el fútbol. Es posible vivirlo con pasión y también con razón.

Etiquetas