Despliega el menú
Afición

Afición

Aquí sí hay playa

La práctica de deportes que tienen la arena como superficie aumenta en Aragón y en modalidades como el voley trata de desestacionalizarse. Otros como la variante del datchball llega a los 300 inscritos, mientras el fútbol intenta abrirse camino.

Jose Luis Iranzo en el curso de formación para técnicos de fútbol playa.
Jose Luis Iranzo en el curso de formación para técnicos de fútbol playa.

Lanzarse a la arena, sobre todo en época estival, siempre apetece, y no todos lo hacen para tomar el sol y broncearse, para desconectar y relajarse, o para jugar con ella, en el caso de los benjamines de la familia. Esta superficie ha ganado en la última década una multitud de adeptos que apuesta por darle un uso muy diferente y que tiene que ver de forma directa con el deporte. Más allá de acariciarla, la arena se ha convertido en el terreno elegido para impulsar una gran variedad de alternativas a las modalidades deportivas tradicionalmente instauradas y que cada vez son menos extrañas para el público en general. En España, la denominación de fútbol, balonmano, tenis o voleibol, sin ir más lejos, va acompañada en ocasiones de un palabra en común: playa.

El voley playa es a nivel mundial la disciplina con más repercusión y, a día de hoy, es la única de las que se juegan sobre la arena que cuenta con el privilegio de tener hueco cada cuatro años en los Juegos Olímpicos. La Federación Aragonesa ha reservado un espacio para una extensión deportiva que se juega por parejas y para la que ya existen campeonatos regionales en cuatro categorías, desde alevines hasta séniors.

Otro de los deportes que también ha crecido mucho es el datchball, con ingredientes del balón prisionero. Su inclusión en los Juegos Escolares ha favorecido que muchos jóvenes se hayan sumado a esta práctica.

La atención de los colegiales también la viene captando durante las últimas temporadas el balonmano playa. En Zaragoza ha nacido el Caesar Augusta, un club dedicado en exclusiva a la promoción de una especialidad que cuenta desde 2010 con la organización de campeonatos de Aragón por parte de la Territorial.

Tampoco se queda atrás el tenis playa. El Regional cumplió en julio su séptimo aniversario y aparte se celebran otro tipo de competiciones en la capital aragonesa.

Ya sea por la espectacularidad y la plasticidad que rezuma; por la atracción que supone jugar sobre una superficie poco habitual; por la sola idea de probar una experiencia nueva; o por la intensidad con la que se disputan los partidos, un denominador común en todas esas modalidades, la práctica de deportes sobre la arena gana adeptos en verano, pero también durante el resto del año. Y la implantación y promoción del fútbol sobre este terreno es el último reto al que se quiere apuntar Aragón, aunque de momento todavía hay que esperar.

Tenis playa, el Regional sopla siete velas

El tenis playa trata de abrirse paso dentro de la oferta deportiva. Cuenta con campeonatos del Mundo, de España y también de Aragón. El Regional acumula ya siete ediciones. La última, se disputó el pasado 2 de julio y contó con la participación de ocho parejas masculinas y tres femeninas. Aunque se puede jugar en individual, lo más habitual es hacerlo en dobles. No es esta la única iniciativa dentro de la Comunidad. El 10 de septiembre tuvo lugar en el recinto Costa Chica Las Playas, en el Parque del Agua, el máster del Circuito Open de Tenis Playa Zaragoza, una competición que constó de otras cuatro pruebas celebradas entre abril y julio. Así, esta disciplina que nació en Aragón en 2009 tras la organización de tres seminarios en la Universidad San Jorge, ha seguido creciendo. De hecho, en este tiempo las deportistas aragonesas han cosechado ya numerosos éxitos, entre los que destaca un subcampeonato de España.

Balonmano playa, nace un club exclusivo

El balonmano playa se abre paso en Aragón. Aunque se vivió alguna experiencia previa que no llegó a cuajar, la FederaciónAragonesa organiza campeonatos oficiales de esta modalidad desde 2010. En la última temporada tomaron parte en ellos 48 equipos escolares y 16 séniors. De hecho, ya ha surgido un club exclusivo, el Caesar Augusta, impulsado por gente del mundo del balonmano como Jaime Tuquet, Cristian Rosell y Alexis Egea. Se trata de un deporte en el que se prima el espectáculo con la posibilidad de marcar goles con valor doble en diversas acciones y en el que está prohibido todo tipo de protesta. Los equipos están compuestos por tres jugadores de campo y un portero, y los partidos se componen de dos partes de diez minutos. La Federación Aragonesa baraja la posibilidad de instaurar competiciones largas que tengan lugar entre mayo y junio.

Datchball playa, 300 participantes

El datchball, que ya ha sido incluido dentro de los Juegos Escolares, continúa creciendo y su modalidad de playa no se queda atrás. Ya son cuatro las ediciones en las que se celebra sobre arena un torneo de este deporte con elementos comunes al juego del balón prisionero. La competición, organizada en el complejo Costa Chica Las Playas, sirve para dar la bienvenida a la temporada. Se instalan cinco pistas que posibilitan que de manera simultánea puedan competir alrededor de 80 jugadores. En Aragón hay un total de 300 participantes divididos en 35 equipos de cinco categorías.

Voley playa, no solo para el verano

En lo que a deportes de arena se refiere, quizá el voley playa sea el primero que viene a la mente. Asentado en el programa de los Juegos Olímpicos desde Atlanta 1996, en Aragón no para de crecer especialmente desde hace cinco años. El reto ahora se sitúa en desestacionalizar su práctica y llevarla más allá del verano.

Para ello, la Federación Aragonesa de Voleibol está llevando a cabo a lo largo de este año un programa en el que participan una docena de jugadores desde alevines hasta juveniles. La actividad proporciona entrenamientos todos los domingos en la pista de la Ciudad Deportiva del RealZaragoza, un lugar de juego clásico para el voley playa en Aragón desde que no está disponible la cancha del Parque Deportivo Ebro.

En esta Comunidad, en la que competir con aspiraciones a nivel nacional dentro del voleibol pista resulta complicado, muchos jugadores ven en esta otra modalidad un medio para llegar a ello. Aunque físicamente es muy exigente, resulta más sencillo coordinar a dos jugadores que a doce. Así se están creando parejas con un alto grado de especialización.

Este es el caso, por ejemplo, de María Pérez y Andrea Pérez, que han estado disputando la liga de invierno de la Comunidad Valenciana, al igual que el Circuito Nacional, y que son habituales en las concentraciones de la Federación Española. La pareja de hermanas Cristina y Julia Blasco también está bastante asentada, al igual que la masculina Raúl Alonso-David Pérez. Este último es el hermano mediano de Andrea dentro de una saga que también incluye a Raquel, la pequeña, que igualmente vive con pasión el voley playa.

Los campeonatos de Aragón se desarrollan entre mayo y junio, y existen para las categorías sénior, sub 21, sub 19, cadete e infantil. En las adscritas a los Juegos Escolares, las dos últimas, el aumento en el número de competidores ha obligado a crear fases previas y ha ampliar la duración de los torneos.

En sénior, los actuales campeones de Aragón son Jorge Pellicena y Nicolás Lemaitre, y Andrea Pérez y María Pérez.

Fútbol playa, primer técnico titulado

El fútbol playa es un territorio todavía inexplorado en Aragón, aunque en España son varias las regiones que ya disponen de un número de jugadores suficiente como para participar en el Nacional que se celebra cada verano. En la última cita, en Sangenjo (Pontevedra), tomaron parte una docena de comunidades autónomas. Y, a nivel internacional, la selección española ha firmado buenas actuaciones en los últimos años.

Que nuestra región tenga un día representación en una cita de esas características es una idea de la que se ha hablado en la Federación Aragonesa de Fútbol y también en la Escuela Aragonesa de Entrenadores de Fútbol. Uno de sus profesores, José Luis Iranzo, cuenta ya con la formación necesaria para impartir los conocimientos de la materia a futuros preparadores. Iranzo, que participó el pasado 15 de agosto en un curso amparado por la FIFA celebrado en el CAR de Sant Cugat del Vallés, comenta que el reto es que "la Federación trate de impulsar y de fomentar esta modalidad".

El camino por recorrer para que el fútbol playa gane adeptos en Aragón es largo porque las necesidades son muchas. No existen infraestructuras donde practicar esta disciplina ni entrenadores que puedan contribuir a su desarrollo. "Primero habría que construir algún campo de fútbol playa para que la gente se enganchara y después formar a los entrenadores. La Federación ya sabe que dispone de un técnico preparado para poder enseñar cuáles son las tácticas, la estrategia y los automatismos que tiene este juego", expone Iranzo.

El fútbol playa reúne muchos ingredientes para captar el interés de los futbolistas que jueguen a fútbol 11 o fútbol sala de forma habitual: "Es espectacular, es intenso y es muy atractivo por la rapidez del juego. El portero, con un solo pase, puede generar una ocasión de gol", explica Iranzo. Además, al disputarse la mayoría de competiciones en verano, esta disciplina permite que los que se decidan a jugar en la arena durante la época estival puedan hacerlo durante la temporada en otras superficies.

Pero lo primero es contar con una instalación e Iranzo propone: "El Parque Deportivo Ebro vuelve a renacer y podrían estudiar construir un campo de fútbol playa allí".

Etiquetas