Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

Ocasión perdida del Ebro para poder sumar a domicilio

Un gol de córner imposibilitó romper la mala racha a domicilio. Una defensa ordenada taponó bien los ataques de los de Calzón.

Tampoco pudo ser en esta ocasión cuando el Ebro rompiese la mala racha que le persigue de manera incesante cuando abandona nuestra Comunidad, y que se extiende cada vez más peligrosamente, desde aquel ya muy lejano en el tiempo, empate a mediados de noviembre en el Gregorio Usábel. Desde entonces, todo han sido sinsabores en forma de derrotas, que cada vez hacen más preocupante la situación clasificatoria del cuadro arlequinado.

Y esta vez si que era importante poder traerse algo positivo, ya que el encuentro, adelantado a la matinal del sábado, le enfrentaba a un rival directísimo por la salvación, al que este triunfo ha dado mucha vida, pasando de estar casi condenado al descenso, a ser un oponente más contra el que tener que pelear la permanencia.

A lo largo de la matinal llegaban noticias desde la capital ilerdense acerca del posible aplazamiento del choque, ya que muchos partidos de fútbol base se habían pospuesto allí, y éste, podía ser otro de los que estuvieran comprometidos. Al final se pudo jugar, a pesar de estar el terreno lento, y con las bandas casi impracticables.

Los dos conjuntos se jugaban algunas de sus opciones de salvación, por lo tanto el compromiso si bien no se podría hablar de una final, si que era de bastante importancia.

Un gol a balón parado cuesta la derrota

Como suele suceder en esta clase de partidos, todo se decide por milímetros, y en esta oportunidad se acabó decantando en favor local gracias a una jugada a balón parado, un saque desde la esquina, botado por el capitán, Peco, y rematado por Borda, con la mala fortuna que el balón se envenenó tras tocar en un defensor maño.

A partir de ahí, el Ebro fue a por el empate, ante un rival conformado con el tanto anotado, y que se dedicó a defender, con mucho orden y con las líneas juntas, unos puntos que para ellos son vitales.

Al menos, al Ebro le queda el consuelo de haber ganado e 'golaverage' particular a su contrincante, algo que hay que tener en cuenta cuando la igualdad es tan grande y hay tantos equipos implicados.

Lleida Esportiu: Domingo, Alís, Fabregat, Brunet, Marcel, Traguany, Soldevila (Óscar, 81), Resa, Borda, Peco (Vice, 92) y Leo (Eloi, 66).

Ebro: Diego, Marcos, Pablo, Bueno, Marín, Pilacés, Owen, Obere, Mahdi, Fran Palma (Richi, 63) (Domínguez, 74) y Escuín.

Gol: 1-0, min. 15: Borda.

Árbitro: Castellet Juliá. Amonestó a Domingo; Marcos y Mahdi.

Etiquetas