Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

Urquiz, un defensa con números de delantero

El central del Actur Pablo Iglesias es el pichichi del grupo I de Regional Preferente. Acumula 12 goles, cinco de ellos de penalti, y firmó un triplete hace cuatro jornadas.

Urquiz cabecea a la red ante el Tamarite.
Urquiz cabecea a la red ante el Tamarite.

David Urquiz no es un defensa al uso. El central del Actur Pablo Iglesias no solo evita goles desde su posición en la parcela defensiva sino que aprovecha sus 190 centímetros de altura para anotarlos en la portería del rival. Esta temporada acumula 12, cuatro más de los que celebró como propios en la última liga, y es, después de 21 jornadas, el pichichi del grupo I de la Regional Preferente aragonesa junto a Romero y Feliú, del Tamarite.

Para Urquiz esta situación privilegiada entre los artilleros más certeros del fútbol aragonés no es fruto de la casualidad. "Es extraño que un defensa marque tantos goles y esté entre los máximos goleadores, pero creo que no debe quedar en algo anecdótico. Para conseguirlo hay detrás un trabajo importante tanto mío como del equipo", recalca el defensor.

El central destapó el tarro goleador en la primera jornada desde los once metros. El técnico José Antonio Cascante le encargó la tarea de ejecutar las penas máximas y repitió con acierto en cuatro jornadas más. En otras dos ocasiones, su punto de mira no estuvo ajustado.

Pero Urquiz no solo sabe marcar de penalti. Su elevada estatura le permite ser un jugador referencia en el juego a balón parado. Su olfato resultó letal en los últimos partidos. Frente al Santa Isabel y el Tamarite, dos remates suyos sirvieron para que el Actur Pablo Iglesias venciera por la mínima. "Fueron dos goles que sirvieron para darnos seis puntos, pero el mérito como siempre es del conjunto", comenta.

Frente al Belver, cuatro jornadas atrás, el defensor exhibió todo su poderío. Los rojiblancos ganaron por 4-1 y tres tantos –ninguno de penalti– fueron obra del mismo protagonista. "Los goles llegaron después de tres buenos centros laterales. He de reconocer que ese día me entró todo", explica el central y autor del triplete.

A sus 26 años, Urquiz consuma el cuarto ejercicio consecutivo desde que se volvió a enfundar la zamarra rojiblanca. En el CMF Actur –antiguo campo Pablo Iglesias– comenzó a dar sus primeras patadas a un balón en sus inicios en el fútbol base. Después cambió el rojo por el azul del Ebro, club que defendió hasta alcanzar la etapa de juveniles. A partir de entonces y hasta la vuelta a su actual equipo, El Gancho fue su destino y el de sus amigos.

La actual campaña se está convirtiendo en una de las más provechosas a nivel realizador para un jugador cuya principal función es ayudar a no encajar goles. El curso anterior ya firmó un buen guarismo en este apartado, al materializar nueve tantos y empatar con Guillermo Serrano, principal activo ofensivo del Actur Pablo Iglesias. De momento, suma tres más esta temporada aunque todavía le queda para igualar su mejor registro. "En la 2012/13, la temporada en la que conseguimos el ascenso a Regional Preferente, marqué 18 goles", rescata el zaragozano.

Destruye y construye

El defensa del API es feliz en su posición, contrarrestando a los delanteros rivales, y es feliz cuando marca, pero no se atreve a definir qué situación le satisface más. "A mí me gusta compaginar las dos cosas. Me gusta evitar goles, pero también me gusta marcarlos", afirma.

De momento su equipo trata de recuperarse de una mala racha que se prolongó durante el tramo final del 2015. "El entrenador ha cambiado la mentalidad del equipo, ahora tenemos otra actitud y creemos más en nuestras posibilidades", concluye Urquiz.

Etiquetas