Especiales
Suscríbete

perspectivas 2022

Isabel Nerín: "El tabaco es la primera causa de enfermedad y muerte prematura prevenible"

La responsable de la unidad de tabaquismo de la Universidad de Zaragoza desgrana las medidas que considera imprescindibles para seguir luchando contra esta lacra para la salud y la sociedad.

La doctora Isabel Nerín, en el aula magna Ramón y Cajal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.
La doctora Isabel Nerín, en el aula magna Ramón y Cajal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.
Guillermo Mestre

¿Cuál es la labor de la Unidad de Tabaquismo de la Universidad de Zaragoza que dirige?

Realizar docencia e investigación sobre Tabaquismo, además de colaborar con otros grupos de profesionales de la Medicina y la Psicología de otras Universidades. También es un referente nacional en la elaboración de políticas del control del tabaquismo por pertenecer a título individual al CNPT (Comité Nacional de Prevención y Tratamiento del Tabaquismo). Además, hasta hace pocos años la Unidad ofertaba programas de tratamiento para dejar de fumar a la población general; actividad que tuvo que dejar de realizarse por falta de presupuesto a pesar de ser un servicio muy bien valorado y tener un notable éxito ya que el 60% de las personas atendidas lograban abandonar el tabaco.

¿Cómo llegó a especializarse en un área tan compleja como el Tabaquismo? 

En 1991 hice una estancia de un año en el Hospital Clinic de Barcelona, allí realicé mi primera formación en la Unidad de Tabaquismo de dicho Hospital. Al volver a Zaragoza había mucho trabajo por hacer: el 35% del profesorado de la Facultad de Medicina era fumador, se fumaba en las aulas, en el hospital… Inicié una línea de investigación sobre el consumo de tabaco en profesionales sanitarios que se convirtió en la referencia en España y que me permitió establecer colaboraciones con Universidades y grupos que hacían investigación en tabaquismo dentro y fuera de nuestro país. A finales de la década de los noventa completé mi formación en el Hospital Carlos III de Madrid y empezamos, desde la Universidad, los programas de deshabituación en el entorno laboral y en población general.

¿Cree que le ayuda en su labor el hecho de haber estudiado también Psicología? 

Estudiar Psicología cambió totalmente mi práctica clínica, además de enseñarme muchas cosas para mi desarrollo personal que me han servido no solo en mi actividad profesional sino también en mis relaciones personales y sociales. Como me dijo una vez un psicólogo inglés: la psicología es un buen “training” para la vida.

¿Cómo ha vivido los cambios tanto sociales como legislativos respecto al tabaco a lo largo de los últimos años? 

Las leyes de 2005 y 2010 que limitaron el consumo de tabaco en los espacios públicos, (incluidos el entorno laboral, los espacios de hostelería, etc.) fueron un avance enorme en Salud Pública. Las leyes cambian conductas y éstas contribuyeron a que muchas personas fumadoras dejaran de fumar, además de mejorar la salud de las personas no fumadoras expuestas pasivamente al humo de tabaco.

¿Cómo valora el drástico cambio de la valoración y la presencia del tabaco en la sociedad? 

Hace unos años era habitual en series, películas e incluso era 'cool' fumar. Y ahora todo lo contrario. Valoro positivamente que lo normal sea no fumar. La mayoría de la población no fuma (76%); el tabaco es la primera causa de enfermedad y muerte prematura (antes de los 60 años de edad) prevenible en nuestra sociedad; desnormalizar la conducta de fumar además contribuye de manera indirecta a disminuir la incorporación al consumo de tabaco. Argumentos todos ellos que hacen que la presencia del tabaco sea cada vez más reducida en la sociedad. El efecto perjudicial del tabaco sobre la salud se describió por primera vez en 1960 cuando gran parte de la población era fumadora, por eso cuesta tanto modificar las creencias y las actitudes.

¿Cuántas personas mueren cada año en Aragón a consecuencia del tabaco? 

Siempre son demasiadas. Obviamente los datos son necesarios para conocer el problema, pero los números son impersonales y dicen poco: hay que ajustarlo al número de habitantes, conocer los rangos de edad, etc. Teniendo en cuenta que la mortalidad por tabaco es prevenible cualquier cifra debería resultar alarmante. (En Aragón murieron por fumar 1806 personas en 2017).

El tabaco puede producir 10 tipos diferentes de cáncer, aunque se le liga más al de pulmón. ¿Existe mayor elemento disuasorio para que los fumadores dejen de serlo?

 Los mensajes negativos causan gran impacto, pero son fugaces: se olvidan pronto. No existe una sola razón para cambiar la conducta; las personas tenemos motivaciones diferentes en función de las circunstancias, puede ser por prevenir enfermedades, mejorar el rendimiento deportivo, ahorrar dinero, mejorar el aspecto físico o por presión del entorno, entre otras muchas. La nicotina es una sustancia que por definición produce placer cuando se administra, por eso el “me gusta fumar” que frecuentemente dicen las personas fumadoras puede ser un obstáculo para dejarlo. Se trata de hacer un balance personal entre los beneficios que proporciona dejar de fumar frente a los riesgos que comporta continuar fumando; valorar lo que me da el tabaco (dependencia) y lo que me quita (salud, calidad de vida, dinero, aspecto físico…). Existen muchos más argumentos para dejar de fumar que excusas para no dejarlo.

¿Qué medidas cree que ayudarían a corto y medio plazo a reducir todavía más el número de fumadores? 

Desde 2010 España ha hecho muy poco en la prevención del consumo de tabaco. Incorporar el empaquetado neutro de las cajetillas e incrementar el precio del tabaco igualando la fiscalidad del tabaco de liar, que al tener menos impuestos resulta más barato, o regular los nuevos productos de tabaco (vapeo, tabaco calentado), son medidas que limitan la incorporación al consumo de los más jóvenes. Ampliar los espacios libres de humo, ofertar tratamiento para dejar de fumar (pe: igual que el tratamiento para la hipertensión) o realizar campañas de prevención adaptadas al perfil de las personas, son medidas que promocionan el abandono del tabaco. Todas ellas faltan en nuestro país. La prevención es eficaz cuando se combinan todas las medidas de manera conjunta y como ocurre en otros asuntos, no hace falta inventar nada solo copiar lo que hacen otros.

¿Quién es Isabel Nerín?

Isabel Nerín de la Puerta es doctora en Medicina y Licenciada en Psicología. Dirige la Unidad de Tabaquismo de la Universidad de Zaragoza desde 1995. Entre las publicaciones en las que ha participado se hallan ‘Manual docente sobre tabaquismo para estudiantes de Medicina y ciencias de la salud’, ‘Manual de tabaquismo en atención primaria’ o ‘Atlas de diagnóstico de cáncer de pulmón’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión