Despliega el menú
Branded
Noticia patrocinada

Un rascacielos pasivo en Zaragoza

Torre Zaragoza, el edificio de viviendas más alto de la capital aragonesa, cuenta con 285 hogares sostenibles y con un consumo energético casi nulo.

El rascacielos residencial más alto de la capital aragonesa nace con el objetivo de marcar un antes y un después en la arquitectura de la ciudad, tanto por su imponente belleza exterior como por todo lo que aguarda su interior. Torre Zaragoza ha sido diseñada siguiendo criterios ‘Passivhaus’, un estándar de construcción que permite crear viviendas sostenibles y con un consumo energético practicamente nulo. El resultado, 285 hogares respetuosos con el medio ambiente, protegidos de los ruidos exteriores y con una temperatura constante todo el año. De esta forma, el complejo se adelanta a su tiempo, cumpliendo la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios, según la cuál todas las viviendas que se proyecten a partir del año 2020 deberán tener estas características.

El ‘Passivhaus’, más conocido como casa pasiva, nació en Alemania en 1988 de las mentes de Bo Adamson y Wolfgang Fesit, desde donde se expandió al resto del mundo. Habría que esperar a 1990 para ver en pie el primer edificio construido bajo este concepto, que se encuentra en la ciudad alemana de Darmstadt.

Con el punto de mira en el binomio de la eficiencia energética y el ahorro económico de los propietarios, Torre Zaragoza se ha diseñado teniendo en cuenta las cinco claves fundamentales de las casas pasivas, que no hacen referencia al uso de unos materiales concretos, sino a criterios arquitectónicos como el aislamiento, la ausencia de puentes térmicos o la calidad de puertas y ventanas, entre otros.

Los bloques de viviendas pasivos pueden reducir hasta un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración en comparación con las necesidades de las edificaciones convencionales, alcanzando una temperatura de entre 20 y 25 grados todo el año sin apenas aporte energético. Torre Zaragoza logra este objetivo gracias a su segunda piel, que la protege de los cambios de temperatura exteriores, y al sistema individual de aerotermia que poseen todas las viviendas, una innovadora tecnología que mantiene la temperatura mediante suelo radiante o refrescante según la época del año. Adicionalmente, cabe destacar que el rascacielos suministra aire puro, filtrado y libre de contaminación a todos sus hogares, lo que repercute positivamente en la salud de todos los propietarios.

Este ambicioso proyecto cuenta con el respaldo de Ingennus Urban Consulting, una compañía aragonesa con más de 30 años de experiencia en el sector. 

Torre Zaragoza fue nominada a ‘La mejor edificación sostenible’ en los premios que entregó el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza el pasado mes de febrero en la I Gala Aragonesa de la Edificación.

Para más información se puede visitar la oficina comercial de Grupo Plaza 14 en calle Alfonso I, número 17, sexta planta; o llamar al teléfono 976 219 115.

Etiquetas