Despliega el menú
Branded
Suscríbete

Trabajo desde casa y conciliación laboral gracias al comercio electrónico

Con experiencia y un poco de asesoramiento, los expertos aseguran que en este ámbito se puede logar una conciliación mucho más flexible y tener mayor libertad a la hora de combinar trabajo y ocio.

Un emprendedor trabajando desde casa.
Un emprendedor trabajando desde casa.

Trabajar desde casa tiene la gran ventaja de que uno puede organizar su horario según sus necesidades, y conciliar trabajo y ocio de una manera más flexible. "Una tienda online requiere trabajo y sacrificio, pero aporta mucha libertad porque puedes trabajar desde cualquier ordenador, móvil o tablet estés donde estés", defienden desde Palbin.com, empresa aragonesa que desde 2011 suma ya más de 21.769 registros de negocios digitales a los que han asesorado.

Para los expertos en comercio electrónico, no cabe duda de que el trabajo en este campo da mucha más libertad a la hora de fijar horarios, ya que no implica estar en una oficina ni en un lugar concreto. "Puedes estar en cualquier lugar atendiendo tus pedidos o a tus clientes. Se podría decir que es un formato más flexible para trabajar", añaden.

Lo importante, eso sí, es organizarse y establecer un horario con unas tareas prefijadas, no solo para no acabar siendo esclavo de las pantallas, sino también para trabajar con eficiencia. "De nada sirve estar 12 horas delante de la pantalla si estamos distraídos con las redes sociales o cualquier otro medio que nos haga perder el foco de nuestro negocio. Internet ofrece millones de páginas que pueden distraernos; lo más importante es fijarnos un área de trabajo con unos objetivos mensuales -lo que se conoce como KPI (Key Performance Indicator)-, que son los indicadores de la analítica de nuestra página y nos hacen ver cómo va el negocio, los puntos a mejorar y las estrategias a seguir", explican desde Palbin.com.

Un catálogo reducido y bien posicionado para empezar

El principal consejo que brindan los expertos para hacerse un hueco en este ámbito es comenzar siempre con un catálogo reducido, de hasta 200 productos, e ir aumentando esa cartera a medida que las ventas vayan subiendo. "De nada sirve tener una tienda de 2.000 o 3.000 productos con una mala descripción o un tratamiento poco profesional y optimizado para buscadores. Es mejor centrarse en poco catálogo al principio y posicionar para ir vendiendo", recomiendan.

En este sentido, un dato curioso es que una de las tiendas online que más venden en España es un pequeño comercio de informática de un barrio de Murcia, que cuenta ya con un catálogo online de 12.000 referencias y más de 300 personas en plantilla gestionando ese catálogo. "Hay que tener paciencia: una tienda online es un negocio, una solución profesional; y tienes que sembrar para poder recoger. Por desgracia, no es abrir una tienda y empezar a vender como locos; requiere tiempo, trabajo y atención diaria, que nos va a posicionar como un referente en nuestro sector y nos va a hacer conocidos para el público", concluyen desde Palbin.com, no sin antes destacar que la gran ventaja que tiene el comercio electrónico es que "puedes vender mientras estás durmiendo". La clave: saber organizarse y centrar el trabajo en acciones efectivas para el negocio conforme se van aprendiendo nuevas.

Ir al suplemento de e-commerce.

Etiquetas