Despliega el menú
Branded
Suscríbete

¿Qué suministro de gas puede resultar más barato?

Pese al calor, es mejor ser previsor y comenzar a pensar qué se hará este año para calentar la casa.

¿Qué suministro de gas puede resultar más barato?
¿Qué suministro de gas puede resultar más barato?

Durante los meses de verano es muy habitual dejar de pensar en el gas porque el calor nos hace olvidar el frío que hemos tenido a lo largo del año. Pero los meses de invierno están al caer y es el momento de ir pensando en qué vamos a hacer para calentar nuestro hogar. ¿Y eso qué implica?

Simplemente que va siendo hora de pensar cuál es el mejor suministro de gas, buscando aquel que ofrezca buenas condiciones junto a comodidad, y un precio que no haga resentir nuestro bolsillo en la factura de gas. Es mejor ser previsor que verse sorprendido en noviembre cuando bajen las temperaturas y el calor se esfume con rapidez. ¿Qué suministros tenemos disponibles ahora mismo?

Como consumidor, es posible escoger diferentes alternativas de energía para caldear el hogar, cocinar o incluso para el agua caliente sanitaria (ACS). Todo depende de la zona donde vivas, el tipo de instalación de gas que tengas o no tengas en tu vivienda, y lo que estés dispuesto a pagar por ello. ¿Cuáles son esas energías? La electricidad es apta cuando no se tiene otro suministro disponible. El gas butano es muy utilizado y empleado por los consumidores. El gas propano está disponible en todo el territorio y soporta temperaturas muy frías. El gas natural es la energía menos contaminante, más barata y actualmente, se está ampliando su red de distribución.Y ahora es cuando viene el gran dilema. ¿Qué energía debería utilizar? ¿Cuál de ellas tiene un precio más económico para mí? Para empezar, no todo depende de las condiciones o precios que podamos obtener, sino también de la disponibilidad de dicho suministro en nuestra provincia.

Lo que está claro es que el precio de los gases licuados del petróleo (GLP), se ha visto rebajado durante todo el año 2015 haciendo que el gas natural, el propano e incluso el butano, haya visto reducido su precio y se haya permitido que estas tres energías se hayan posicionado como las más baratas.

Fue una noticia reveladora cuando en mayo de 2015 se anunció que el butano bajaría, siendo el propio Ministerio de Industria, Energía y Turismo el encargado de establecer este coste y fijándolo en 14,12€ por cada bombona de 12,5kg. Esto supone una rebaja de 1,69€ por cada botella de gas que se compre actualmente.

Lo mismo ha pasado con el gas natural que también ha visto su precio rebajado en la Tarifa de Último Recurso (TUR) y por ende en la mayoría de las comercializadoras de mercado libre. Durante dos trimestres consecutivos, el coste ha disminuido en el término variable haciendo que el precio del kilovatio hora (kWh), se haya situado en 0,051929€ para tarifas 3.1 y en 0,04505€ para tarifas 3.2.

El propano por su parte ha experimentado subidas, pero también bajadas a lo largo del año, al menos en su modalidad de propano canalizado. Sin embargo, en este tipo de energía se puede contratar botellas de 35 kilos de gas o incluso depósitos que contengan gas propano a granel. Una alternativa para personas con un alto consumo, temperaturas muy bajas en invierno y donde no puedan conseguir gas natural.

Si ahora mismo hubiera que recomendar una energía, sería el gas natural. Primero porque se trata de un suministro ininterrumpido; segundo porque la instalación de gas natural aunque costosa se amortiza en un periodo corto de tiempo; y tercero porque el precio es mucho menor para el consumidor. Sin embargo, todo depende de la disponibilidad que se tenga y también cuánto se quiera ahorrar en la factura de gas.

Etiquetas