Branded
Suscríbete

agenda 2030

¿Qué podemos conseguir con la economía circular?

El ODS 12, uno de los principios claves de la Agenda 2030, promueve la producción y el consumo responsables.

El reciclaje de los productos es uno de los grandes pilares sobre los que se asienta la economía circular.
El reciclaje de los productos es uno de los grandes pilares sobre los que se asienta la economía circular.
Pixabay

El pasado mes de julio, los ecosistemas del planeta Tierra agotaron su capacidad de regenerar los recursos naturales para este año y aún quedaban cinco meses hasta el final de 2021. ¿Por qué ocurre esto? Porque, según numerosos expertos, hasta la fecha nos guiamos por un modelo económico lineal basado en los conceptos: extraer, fabricar, utilizar y eliminar, que ha conducido a una situación de despilfarro y que es, en gran parte, responsable del cambio climático y del agotamiento de los recursos.

Ante esta situación, son muchas las entidades y agentes sociales y económicos que insisten en la necesidad de apostar firmemente por la economía circular, uno de los principios fundamentales de la Agenda 2030 (ODS 12). Una economía que, según la Fundación Ellen MacArthur, organización sin ánimo de lucro británica, referente mundial en la circularidad de la economía, "es clave para conseguir un equilibrio entre prosperidad, empleo y resiliencia. Y, a la vez, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los residuos y la contaminación".

Nuestro sistema actual entiende la economía como un círculo basado en la extracción, la fabricación, la utilización y la eliminación de los residuos o excedentes. Y ante este concepto surge la economía circular, que ofrece un enfoque antagónico y apuesta por revolucionar de forma total la manera en la que diseñamos, producimos y consumimos, aportando soluciones que garantizan un desarrollo sostenible, respetuoso con el medioambiente y más eficiente en la gestión de los recursos.

Una economía con la que se pretende cerrar el ciclo de vida de un producto y hacerlo de manera que los recursos se mantengan durante el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Funcionalidad

Y para lograrlo, se intenta avanzar por la senda de la economía de la funcionalidad, que no solo consiste en reutilizar, sino también en reducir al máximo posible las compras. Es una apuesta por "el uso de las cosas frente a la posesión".

Además, se aboga por la recuperación de los residuos para que puedan tener una doble vida. Por ejemplo, los plásticos utilizados como material para confeccionar prendas de ropa deportiva.

Y junto al concepto de recuperación surge el de reutilización. El segundo uso de las cosas se introduce en el circuito económico, al igual que ocurre con una práctica tan antigua como es la reparación de los objetos. Actualmente, cuando algo no nos funciona tendemos a sustituirlo por una pieza nueva, pero la economía circular anima a repararlo para que tenga una nueva vida útil.

Conceptos todos ellos con los que se pretende aprovechar al máximo los recursos que tenemos para que la Tierra no se agote antes de tiempo. 

El reciclaje afecta a varios de los ODS al permitir beneficios como ahorrar energía o evitar la explotación de los recursos naturales
-

Compromiso ciudadano

Uno de los procesos más conocidos de la economía circular es el reciclaje, que consiste en aprovechar los componentes o materiales que se encuentran dentro de los residuos.
Según Ecoembes, cada ciudadano depositó, en 2020, una media de 18,6 kg de residuos en los contenedores amarillos distribuidos por todo el país. Este dato supone un 8,5% más respecto al año anterior, y refuerza una tendencia hacia un mayor compromiso ciudadano.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión