Despliega el menú
Branded
Suscríbete

VII EDICIÓN PREMIOS ARAGÓN EN LA RED

Canalizar la energía ciudadana para frenar la covid-19

El coronavirus ha supuesto un impacto social y económico sin precedentes, pero también ha despertado el espíritu solidario de todo el planeta. Con la creación de frenalacurva.net, Raúl Oliván y su equipo materializaron ese sentimiento

Raul Oliván es director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del Gobierno de Aragón.
Raul Oliván es director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del Gobierno de Aragón.
Pedro Etura

El 12 de marzo, dos días antes de que el Gobierno decretase el estado de alarma, Raúl Oliván, director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del Gobierno de Aragón, y su equipo empezaron a tomar conciencia de la crisis que se avecinaba, y también de la gran ola de solidaridad que se iba a despertar entre toda la población. Esa misma noche, charló con gente de confianza del ecosistema emprendedor con una idea muy clara: montar una plataforma que fuese capaz de canalizar la energía ciudadana contra el coronavirus. Y así surgió frenalacurva.net, una plataforma ciudadana en la que voluntarios, emprendedores, activistas, organizaciones sociales y otras entidades crearon una red colaborativa para hacer frente a la pandemia de la covid-19.

En una semana, ya se habían registrado 15.000 visitas y a los 50 días el proyecto se había replicado en 22 países. "La primera idea era crear una plataforma local, pero nos dimos cuenta de que algo que se estaba inventando en un barrio de Zaragoza podría servir en otro de Sevilla y viceversa… Todos estábamos conectados al ordenador desde casa, daba igual donde estuvieses, y por eso el mismo esfuerzo podía servir para ayudar a más gente", –explica Oliván–. "También conectamos con otros países, especialmente en Latinoamérica donde la plataforma todavía sigue activa, que nos empezaron a pedir integrarse, hubo jornadas de trabajo de 18 horas, me levantaba con el horario español y antes de acostarme era de día en Chile o Costa Rica y estaba también conectado. Han sido jornadas de locura, pero una locura muy bonita".

El primero de esos esfuerzos colectivos fue la creación de una centralita de recogida de donaciones ciudadanas en Zaragoza: "Conseguimos 28.000 mascarillas cuando apenas había, pero la gente se puso a coserlas y fabricarlas con el material que tenían en casa. En Brasil creamos un proyecto de juegos libres para que la gente los pudiese construir en su casa; desde Huelva llegó un proyecto muy bonito sobre la memoria; un chaval en Huesca consiguió 500 tablets que se repartieron en residencias para que las personas mayores vieran a sus familias… Se han desarrollado unos 60 proyectos en 20 países, con más de 1.000 activistas digitales en todo el mundo", relata Oliván.

Además de la creación de esta iniciativa, el premio de Contribución Personal a la Transformación Digital es también un reconocimiento a una larga trayectoria y experiencia de proyectos digitales, como Zaragoza Activa, ‘Made in Zaragoza’ o el portal Aragón Gobierno Abierto. "Recibir el premio supone un espaldarazo increíble a mucho esfuerzo y muchos desvelos. En algún momento pensé que todo lo que estábamos construyendo se nos iba de las manos, pero ha sido muy bonito mostrar la parte más amable de la crisis. Siento mucha gratitud, también por mi equipo, porque en vez de estar en su casa haciendo el trabajo ordinario estuvieron colaborando en todo momento e hicieron posible que esto funcionase", concluye.

- Ir al especial Premios Aragón en la Red.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión