Despliega el menú
Branded
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesCarles Puigdemont sale de la cárcel y no tendrá que quedarse en Cerdeña

buenas prácticas ambientales

Las normas básicas para ser un usuario ‘discreto’ de la montaña

Cuidar el entorno es responsabilidad de todos los montañeros. La FAM recuerda los principios básicos y la normativa en un curso gratuito 'online'.

Seguir la traza de los senderos marcados para evitar erosionar el terreno es una de las buenas prácticas que se deben respetar en las actividades deportivas de montaña.
Seguir la traza de los senderos marcados para evitar erosionar el terreno es una de las buenas prácticas que se deben respetar en las actividades deportivas de montaña.
FAM

"Un buen montañero no deja huella en la naturaleza” reza una de las frases más citadas por los aficionados, incidiendo en que la práctica de los distintos deportes de montaña y el cuidado medioambiental son plenamente compatibles. Respetar y cuidar el entorno para seguir pudiendo desarrollar las actividades que tanto gustan es una obligación de todos y que simplemente requiere el cumplimiento de la normativa y de una serie de buenas prácticas basadas en el sentido común y en el principio básico de mantenerse discreto en cualquier actividad montañera.

Así, son fundamentales las ideas que aplicaríamos en cualquier lugar y actividad, pero que son decisivas en un espacio especialmente rico en biodiversidad y a la vez frágil, como es la montaña: no arrancar plantas o minerales, no tocar nidos ni huevos, no dejar grafitis en rocas o árboles, no abandonar ningún tipo de residuo, evitar los ruidos, no ensuciar el agua… Y desde luego, en el montañismo hay que procurar principios medioambientales como optimizar las plazas del vehículo o reciclar.

Senderismo y montañismo

Ya en la práctica específica del senderismo y el montañismo son principios básicos: seguir la traza de los senderos marcados, para evitar erosionar el terreno o entrar en propiedades particulares, o no crear mojones para seguir la ruta si no es imprescindible. Las buenas prácticas incluyen dejar las vallas de ganado como las encontremos en el camino.

A muchos montañeros les gusta que su perro les acompañe en sus actividades y deben tener en cuenta que puede molestar al ganado, atacar a la fauna silvestre o incluso extender enfermedades; además de que hay que respetar a los otros usuarios. En todos los espacios protegidos la normativa señala que los animales no pueden ir nunca sueltos. Si no existe norma específica, hay que llevar siempre la correa a mano y nunca hay que quitar el arnés a la mascota.

Un punto clave es que la acampada libre está prohibida en todo Aragón, salvo en alta montaña (en cotas superiores a 1.500 metros y a más de dos horas de marcha de un punto accesible en vehículo). Los Ayuntamientos tienen capacidad para desarrollar su propia normativa y sobre ella prevalece la de los espacios protegidos; por ejemplo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido solo se permite el vivac (dormir con saco, pero sin tienda). Las zonas de acampada y los refugios son otra  opción en la que no hay que olvidar la importancia de extremar el cuidado ambiental.

Para ahondar en estas ideas y las particularidades de cada deporte, la FAM ofrece en su web (seguridad.fam.es) un curso 'online' que anima a realizar a los aficionados. El objetivo es doble, por una parte que las buenas prácticas de montaña sean una costumbre habitual, que se refleje en todas las actividades. Por otra, que los aficionados las extiendan con el ejemplo para ayudar a continuar disfrutando de una montaña en buenas condiciones.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión