Despliega el menú
Branded
Suscríbete
#EsLaLiga

Los auténticos entrenadores de emociones para sobrellevar un trepidante final de LaLiga

La recta final de la competición promete una clasificación trepidante en un año donde los últimos partidos decidirán quién se hará con el título.

Todo queda por decidir aún en la parte superior de la tabla clasificatoria de LaLiga Santander.
Todo queda por decidir aún en la parte superior de la tabla clasificatoria de LaLiga Santander.
LaLiga.

"El fútbol en España es el deporte rey, una tradición, es algo que se pasa de abuelos a nietos y se siente como tal. Detrás de esa tradición hay una identidad, un sentido de pertenencia a grupo. Un equipo representa unos valores, unas ideas, una filosofía, un sentimiento de pertenencia". Así explica Marta Soler, psicóloga del Servicio de Medicina Deportiva de la clínica CEMTRO, cómo este deporte puede levantar tantas pasiones en nuestro país.

Aficionados y jugadores viven ahora el momento más emocionante de este deporte, con el arranque de la jornada 35 de LaLiga Santander, una oportunidad decisiva para acercarnos a conocer quién se hará con el título esta temporada. A pesar de haber pasado por un año un tanto complicado como ha sido el 2020, la competición está más viva que nunca y cualquiera de los cuatro primeros equipos en la clasificación puede ganar.

No se recuerda una competición liguera tan igualada desde la temporada 2006-2007, es decir, hace más de una década. Atlético de Madrid, FC Barcelona, Real Madrid FC y Sevilla FC prometen mantener la tensión hasta el final para saber quién de los cuatro se proclamará vencedor tras los encuentros Barça-Atlético y Real Madrid–Sevilla. Es la magia de una competición como LaLiga Santander, donde todos los equipos que se disputan el título tienen las mismas oportunidades de conseguirlo, algo que no se lograría con un proyecto cerrado y elitista como la Superliga, que deja atrás al aficionado en beneficio de los clubes más ricos.

Los datos del Observatorio de Fútbol Semanal del CIES dan cuenta de que LaLiga Santander es la competición europea donde mantener la categoría está más reñido: en las grandes ligas europeas, al menos un equipo ya está descendido, como en el caso de la Bundesliga alemana, sin que haya finalizado la temporada; mientras que en España todo queda por decidir. Además, comparada con las cinco grandes ligas europeas, LaLiga registra el porcentaje más bajo (11,4%) de partidos donde un equipo gana por tres goles o más a su rival.

Un año de retos

La irrupción de la covid-19 ha cambiado la manera en la que se vive el fútbol, alejando a los aficionados de las gradas y de los jugadores de sus clubes. Pero también ha reforzado el vínculo entre las dos partes, transformándolo para seguir viviendo un deporte como no hay otro y una competición que se basa en el mérito deportivo como LaLiga Santander, un aspecto que desaparecería con la Superliga y sin el que esa intensidad emocional no sería la misma.

"La grada y la afición son parte del juego", resume la psicóloga deportiva, quien pone de relieve que "los jugadores, incluso los árbitros, han echado de menos ese ambiente y a su afición", sentir los cánticos y el calor del público en cada encuentro. Por su parte, "los aficionados que acuden al estadio se sienten parte del equipo y responsable de alguna manera del resultado final del juego. Sienten que llegan a los jugadores, y es verdad", fruto del vínculo entre los aficionados y el vestuario que LaLiga ha trabajado duro para mantener a través de las retransmisiones trabajando en medidas especiales.

Así, se ha reproducido sonido e imagen virtuales durante las retransmisiones para otorgar ambiente y hacer presente a la grada aún en la distancia. Además, los protocolos establecidos, que se han revisado de forma continua, han permitido que las competiciones ligueras hayan sido las únicas en Europa que no han suspendido ningún partido, con lo que los aficionados han podido disfrutar de cada jornada dentro de la crisis sanitaria.

Emoción: la reina de la competición

Por suerte, y como si de una compensación cósmica se tratase, LaLiga Santander 2020-2021 está más emocionante que nunca y eso se nota en los ánimos de los aficionados y del vestuario. "Es maravilloso que haya una competitividad tan reñida y que ellos, tanto jugadores como aficionados, sientan una emoción sin igual”. La psicóloga deportiva explica que la tensión que hay en el ambiente saca lo mejor de los jugadores en el terreno de juego, “un sentimiento de garra, de fuerza, de actividad para demostrar en el juego las ganas que tienen de ganar".

Pero en la división de oro no solo se disputa el título, sino mantenerse en LaLiga Santander. En esta situación se encuentran actualmente Deportivo Alavés, Real Valladolid CF, Elche CF, SD Eibar y Getafe CF. Sus jugadores "estarán nerviosos, inquietos. Hay más emoción que nunca, sin duda. Estarán extra motivados, además de estar cansados porque ya es el final de la temporada, pero la motivación es muy alta", detalla la profesional, porque todos ellos se juegan el descenso, por lo que la derrota no es una opción en sus cabezas. Cabe destacar que la falta de este tipo de incentivos en el marco de competiciones como la anunciada Superliga podría afectar a la motivación.

Gestionar la presión

"El deporte, y sobre todo el fútbol, nos provoca distintos sentimientos intensos", cuenta Marta Soler, quien describe la emoción como "una pauta filogenéticamente aprendida", algo que pasa de generación en generación. El ser humano siempre ha tenido emociones "y nos seguirá acompañando como especie", es la forma que tenemos de manifestar "un sentimiento muy intenso desencadenado por algo que ha sucedido en concreto".

El fútbol hace aflorar un cúmulo de emociones, tanto en quienes pisan el césped, como en los que solían poblar las gradas para animar a sus equipos. Los profesionales como Soler se encargan de ayudar a gestionar todos esos sentimientos, como la presión, la motivación y la exigencia, para evitar un deterioro de la salud mental y allanar el camino hacia la victoria. "El psicólogo del deporte ayuda al jugador a optimizar su rendimiento deportivo a través de un trabajo de habilidades psicológicas y de técnicas que le puedan ayudar a estar lo mejor posible, a optimizar su rendimiento", detalla la psicóloga de la clínica CEMTRO.

En una jornada tan ajustada como la 35, los jugadores están sometidos a una tensión mucho más exigente que en el resto de la temporada, porque todo queda aún por decidir y cualquier fallo o acierto puede cambiar las tornas. El mérito deportivo marca las oportunidades en esta competición, algo que tampoco podría pasar en el marco de una Superliga. No hay que olvidarse de que "ser futbolista es una profesión y la profesión forma parte de una persona, porque la manera de trabajar la llevamos al terreno personal", advierte Marta Soler.

El trabajo de los psicólogos deportivos, en especial el de los profesionales que integran los clubes de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank, se hace imprescindible en los momentos decisivos para evitar que "el estrés se manifieste como una lesión física. La mente tiene que encontrar sus vías de escape y si no lo hace por la vía saludable, como es afrontar los problemas y hablarlos cogiéndolos de cara, si no se gestionan por la vía adecuada, siempre van a encontrar una vía de escape y esta puede ser a través de malestar general, bajón de motivación, lesiones…".

Sentimientos a flor de piel

Pocas relaciones tan intensas existen como las que se forjan entre un club y sus seguidores. "Cuando un equipo pierde, la afición y cada seguidor siente en primera persona que él mismo ha perdido y viceversa", subraya Marta Soler a modo de explicación. Dicha reacción nace del "sentimiento de pertenencia al grupo, que es muy importante para el ser humano", cada aficionado se siente parte de su equipo, como si de su propia identidad se tratara.

"Gracias a competiciones como LaLiga Santander y LaLiga SmartBank, los aficionados tienen una manera de entregar su ocio y dedicar su tiempo libre a su pasión", reflexiona la psicóloga, quien añade que el fútbol "tiene muchos beneficios asociados. A nivel emocional, enseña a perder y a gestionar la pérdida y la victoria rodeados de gente que comparte sus sentimientos". Unas emociones propias de torneos como las competiciones de LaLiga, donde se considera que el deporte es de los aficionados y se premia el esfuerzo de sus jugadores, los cuales pueden escalar en función de sus propios méritos deportivos.

En la recta final de la competición, donde cualquiera puede llevarse el trofeo, lo mejor es que "jugadores y aficionados aprovechen la situación, que se lo pasen bien y piensen que es un momento único". En definitiva, "que lo disfruten", tal y como recomienda esta psicóloga deportiva, porque aún queda mucho partido y todo por decidir.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas