Despliega el menú
Branded

especial sostenibilidad

La sostenibilidad como estrategia: cuando la responsabilidad es rentable

La integración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la filosofía empresarial se ha convertido en un valor añadido y en una preocupación para los consumidores.

El principal objetivo de las ISR es contribuir al desarrollo sostenible.
El principal objetivo de las ISR es contribuir al desarrollo sostenible.
Unsplash

Según las conclusiones del informe ‘Contribución de las empresas españolas a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030: una consulta integral’, editado por la Red Española del Pacto Mundial en colaboración con la Secretaría de Estado para la Agenda 2030, hasta un 85% de las empresas aseguran estar trabajando en alguno de los ámbitos recogidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) redactados por la Organización de las Naciones Unidas.

Por tamaño, el 99% de todas las grandes compañías afirma estar desarrollando actuaciones en estos ámbitos, mientras que entre las pymes y los autónomos el porcentaje se reduce (a un 83% y 61%, respectivamente). Se trata de una cambio en la filosofía corporativa cada vez más demandado por los consumidores a la hora de tomar su decisión de compra.

Por otro lado, cada vez son más lo que, a la hora de elegir dónde depositar su dinero, apuestan por la inversión socialmente responsable (ISR o SRI, en inglés), un estilo de inversión caracterizado por tener en cuenta criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo. El principal objetivo de las ISR es contribuir al desarrollo sostenible. La materialización de esta nueva tendencia puede verse reflejada en las cifras recopiladas en 2018 por la Global Sustainable Investment Alliance. Ese año, 30,7 billones de dólares en activos se invirtieron de forma sostenible, un tercio más que en 2016.

Responsabilidad social

La oenegé Oxfam Intermón explica que una empresa es socialmente responsable cuando "se comporta respetuosamente en todos los niveles de la cadena de producción, pagando precios justos por las materias primas y tratando con dignidad a las personas trabajadoras; cumple la legislación en materia medioambiental, establece políticas internas de ahorro energético y hace un correcto uso de sus recursos; implica a su equipo, empresas proveedoras y clientes en las buenas prácticas de responsabilidad social empresarial; e impulsa acciones para crear riqueza y mejorar la situación y las oportunidades de la comunidad donde está establecida".

En España, Merco, el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa, realiza, anualmente, un ránquin de las empresas más responsables socialmente. Para relaborar el informe, consultan a directivos, analistas, especialistas, comités de dirección, sindicatos y consumidores, entre otros.

Esta investigación no valora la imagen de las empresas, sino su responsabilidad real, su compromiso social, su buen comportamiento ético, la transparencia de sus acciones y decisiones, el trato de la compañía con su equipo o si cuentan con programas de gestión del talento, conciliación, e igualdad de oportunidades laborales, entre otras variables.

En 2020, las diez empresas más socialmente responsables fueron, en este orden, Inditex, Mercadona, Repsol, Grupo Social ONCE, Santander, Telefónica, Iberdrola, Mapfre, Caixabank e Ikea.

- Ir al Especial Sostenibilidad.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
    Comentarios