Branded
Suscríbete por 1€

especial 'obra nueva'

Hipotecas: esto es lo que hay que tener en cuenta

La situación financiera personal resulta determinante a la hora de solicitar un préstamo hipotecario. El plazo, la modalidad y las condiciones se negocian una vez se ha preconcedido.

Según datos del INE, en Aragón, el importe medio de las hipotecas se sitúa en 105.024 euros.
Según datos del INE, en Aragón, el importe medio de las hipotecas se sitúa en 105.024 euros.
Freepik

El informe ‘Mercado Inmobiliario de Aragón’, elaborado por Gamerin, apunta que en el último trimestre de 2021 el número de hipotecas firmadas en Aragón superó las 10.000, la mayoría de ellas (71,69%) a tipo de interés fijo, con una duración media de 23,58 años y una cuota media mensual de 500 euros.

Estas son, precisamente, algunas de las cuestiones que el futuro comprador debe realizarse antes de adquirir una vivienda: ¿qué tipo de vivienda me puedo permitir?, ¿cuánto puedo pagar al mes?, ¿me conviene más una hipoteca a tipo fijo o a tipo variable?, ¿cuántos ahorros previos necesito?, ¿qué ocurre si un mes no puedo hacer frente a la cuota del préstamo?

Primeros pasos

En términos generales, se recomienda no destinar más del 30% de los ingresos del comprador o compradores a la cuota del préstamo hipotecario. Por otra parte, y aunque ahora algunas entidades bancarias están negociando porcentajes mayores en determinados casos, las hipotecas suelen cubrir un máximo del 80% del importe de la vivienda, por lo que hay que contar con el 20% restante antes de lanzarse a la compra, además de otro 10% para afrontar gastos asociados a la compra de vivienda, como los servicios de notaría o tasación.

Una vez estimadas estas cifras, que resultan determinantes para escoger una vivienda que entre dentro de las posibilidades económicas del comprador, lo mejor es solicitar información en diferentes entidades bancarias para conocer a qué tipo de préstamo se podría acceder. Junto a los ingresos, los bancos tienen en cuenta otros factores, como la edad, la estabilidad laboral, la existencia de otros préstamos o deudas, si se cuenta con un aval u otros bienes....

Junto a estos requisitos, toca definir el plazo, tiempo en el que se debe devolver el capital prestado más los intereses, y el tipo de hipoteca. En las hipotecas a tipo fijo, las cuotas no varían durante todo el plazo de amortización y, aunque suelen tener un interés más alto, son una excelente opción para quienes buscan estabilidad y tienen una baja tolerancia al riesgo. Las hipotecas a tipo variable, por su parte, suelen tener cuotas más bajas y menos comisiones, pero están sometidas a los vaivenes del euribor. También existe un modelo mixto, que combina estas dos opciones.

Además del tipo de interés, conviene revisar el resto de condiciones que acompañan al préstamo hipotecario, como la comisión de apertura o cancelación, la amortización parcial o total, la subrogación o los seguros de hogar y vida. 

- Ir al especial 'Obra nueva'

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión