Despliega el menú
Branded

MARTÍN GOLDMAN: "LA ALIMENTACIÓN INFLUYE AL 100% EN LA INTELIGENCIA DE LOS NIÑOS"

El consultor gastronómico escolar visitó el Liceo Europa, el colegio bilingüe internacional de Zaragoza, para mantener una conversación sobre alimentación infantil con el jefe de cocina del centro, David Marta, y la periodista Leticia Buendía.

Realizado por:
  • BLUEMEDIA

No solo las matemáticas, el conocimiento del medio o el inglés son importantes a la hora de desarrollar la mente de un niño. Para el consultor gastronómico escolar Martín Goldman, aprender a comer es también una asignatura pendiente. "En lo que a mí respecta, se trata de un nuevo lenguaje en el que sabores, texturas y olores tienen que ver con cómo se confecciona la frase con la que te puedes comunicar con la comida y entender su lenguaje. Así que, por favor, aprendamos a comer".

Durante su visita al Liceo Europa, la institución privada internacional en Zaragoza, Goldman compartió consejos con el jefe de cocina del centro educativo, David Marta. "Creo que la alimentación influye al 100% en la inteligencia de los niños. Yo tengo la gran suerte de visitar muchos colegios y veo desarrollos y aptitudes en función de lo que se come. Nosotros tenemos que brindarles a través del gusto la oportunidad de incluir nuevos alimentos, nuevas recetas y nuevos sabores. Está en nuestra mano".

"Mamá, papá, ya me gusta el brócoli"

En su conversación con Marta, el consultor gastronómico también destacó: "Al niño tenemos que empoderarle para que su gusto sea de ayuda y no una barrera que solo puedan traspasar los productos dulces, blandos y blancos, como suelo decir. Cuando empoderamos al niño, este va a ser agente de cambio en su casa y va a decir: 'Papá, mamá, que el brócoli ya me gusta. Pero ojo, que no me gusta muy cocinado, me gusta poco hecho'.

Además, Goldman, que ha trabajado en los fogones con Arzak, en su charla con la periodista Leticia Buendía, subrayó la estrecha relación que existe entre la alta cocina y la destinada a los más pequeños de la casa. "Muchos niños son muy remilgados a la hora de comer determinados productos, pero si les llevas a un restaurante 'top' o con algún menú degustación, solo la presentación, el orden, el cuidado y el mimo que hay en los platos hace que se lo coman. Incorporar ese respeto y esa fuerza que tiene la alta cocina es fundamental, y es una línea de trabajo que estamos aterrizando en los menús escolares".