Branded
Suscríbete por 1€
un pilar sin fiestas

"Con la cultura ocurre como con la salud: solo se aprecia el enorme valor que tiene cuando se pierde"

David Lozano, gerente de Zaragoza Cultural, insiste en que este año no hay fiestas, pero hace un llamamiento para apoyar a la cultura en general. 

David Lozano es gerente de Zaragoza Cultural.
David Lozano es gerente de Zaragoza Cultural.
H.A.

La pandemia ha obligado a cancelar el Pilar y al cartel ganador lo acompaña el mensaje ‘Este año no hay fiestas, sé responsable’. ¿A quién va dirigida la campaña?

A todas las personas que, en circunstancias normales, habrían disfrutado y participado de lo que ofrece el programa habitual de las Fiestas: jóvenes, mayores, familias… Es responsabilidad de todos evitar situaciones de riesgo. Hemos querido trasladar un mensaje claro también para el perfil visitante que cada año se plantea acudir a la ciudad con motivo del Pilar. La programación cultural va a continuar en Zaragoza durante el otoño, pero este año no hay Fiestas.

Apelar a la responsabilidad individual, fomentar medidas de prevención frente a la covid-19, reforzar la seguridad en el entorno del Pilar y las zonas de botellón, ¿qué otras medidas tienen previstas?

La principal medida, junto a las que ya ha mencionado, es la ausencia de actividades tradicionalmente vinculadas con las Fiestas durante lo que habrían sido los días propios de celebración: del 10 al 18 de octubre. La idea es evitar los eventos que generan efecto llamada y así esquivar la formación de aglomeraciones en vía pública. Más que controlar las multitudes, lo eficaz es evitar que se generen. Por otra parte, para la programación de otoño estamos trabajando en canales de difusión no presenciales.

El esfuerzo de las Administraciones se va a centrar en poner controles y sanciones para evitar concentraciones y conductas incívicas, ¿cree que será suficiente?

Sancionar y controlar es siempre un último recurso. Lo deseable es que ese tipo de medidas resulten innecesarias debido a la concienciación de la ciudadanía, pero una hipotética falta de responsabilidad por parte de algunos es un hecho con el que hay que contar, y no estamos dispuestos a que esos comportamientos insolidarios puedan poner en riesgo la salud de los demás. Confiemos en que la inmensa mayoría de la ciudadanía actúe de forma prudente. Hay mucho en juego: la salud y la recuperación completa de la actividad económica de la ciudad.

¿Cómo vive el gerente de Zaragoza Cultural este atípico comienzo de octubre?

Con preocupación e incertidumbre, claro, pero, al mismo tiempo, con la convicción de que, entre todos, vamos a ser capaces de adaptarnos a las circunstancias para atenuar el daño que provoca esta situación de pandemia. Además del riesgo sanitario, todos los sectores están muy afectados y la cancelación de las Fiestas es una mala noticia, por ello estamos trabajando para intentar compensarlo durante el otoño. Si llegan más recursos al Ayuntamiento, podremos aumentar el apoyo, porque toda ayuda es poca en estas circunstancias. Somos conscientes de que hay que hacer mucho más y con urgencia.

La comparsa de cabezudos ha llegado a Tik Tok, ¿de qué forma se va a utilizar este canal para llegar a los más jóvenes?

Tik Tok es ahora mismo un canal fundamental. Vamos a publicar vídeos en esa aplicación cuyos protagonistas son los cabezudos, con mensajes dirigidos a los jóvenes para que tengan comportamientos responsables.

¿Podría concretarnos más los detalles de cómo va a ser la ofrenda de flores virtual?

Se ha diseñado como consecuencia de la imposibilidad de llevar a cabo la ofrenda presencial, pero nace también con vocación de continuidad. Es una propuesta de ciudad que persigue, además, un objetivo de proyección exterior. De hecho, se va a poder participar en la ofrenda virtual desde cualquier rincón del mundo. Incluso hemos hecho una versión en inglés. Se trata de un espacio virtual donde se ha recreado digitalmente la Plaza del Pilar y su entorno. Desde tu ordenador, móvil o tablet vas a poder elegir el ramo de flores, moverte por ese escenario… la experiencia se ha concebido como un juego. El funcionamiento es sumamente fácil.

¿Qué opina de la iniciativa del sector de floristas y el Ayuntamiento de Zaragoza con el concurso de balcones?

Se trata de una propuesta que acordamos con la Asociación de Empresarios Floristas de Aragón porque nos parece un modo compatible con la situación actual de dar un poco de color y ánimo. No hay Fiestas y eso es indiscutible, pero, desde los hogares, las personas que lo deseen van a poder mantener su ofrenda a la Virgen. Es un gesto alentador.

Zaragoza Cultural lleva tiempo trabajando en las bases de otro de los grandes en estas fiestas, el certamen de jota, ¿cuándo se espera poder celebrar y de qué forma?

Hace semanas que habíamos adaptado el Certamen Oficial de Jota a las medidas de seguridad que impone la pandemia y ahora nos hemos limitado a mantener ese planteamiento en nuevas fechas. Por un lado, desvinculamos el citado certamen con respecto a las Fiestas y, por otro, hemos introducido ajustes para evitar riesgos y se impone la cita previa con horarios muy estrictos para evitar que coincidan los participantes. Las pruebas a puerta cerrada se realizarán en noviembre en un centro cívico y las semifinales y finales tendrán lugar en el Auditorio a finales de noviembre y a mediados de diciembre.

En cartel sí habrá algunos clásicos de los teatros, ¿cómo invita a la ciudadanía a acercarse a la cultura de forma segura?

El principal argumento es el hecho contrastado de que los eventos culturales celebrados en España en los últimos meses no han provocado rebrotes. Es la invitación más elocuente: la actividad cultural se está haciendo bien, de forma segura. Que no haya fiestas no implica la ausencia de programación cultural. La va a haber durante todo el otoño porque necesitamos ese oxígeno que genera la cultura, y también por los profesionales del sector cultural, que llevan meses sufriendo una situación crítica. La cultura es esencial y el modo de apoyarla es participando de ella: acudiendo a conciertos, funciones y espectáculos, comprando libros, yendo al cine y a exposiciones… Con la cultura ocurre lo que con la salud: solo se aprecia el enorme valor que tiene cuando se pierde.

Ir al especial Un Pilar sin Fiestas 

Etiquetas