Despliega el menú
Branded

guía bodas 2019

Dos mejor que uno

Las novias eligen varios vestidos para el 'sí quiero', uno para la ceremonia y otros para el banquete

El vestido de novia es el secreto mejor guardado del día de la boda, la imagen más esperada. Pero, en los últimos años, esta imagen se repite dos o incluso tres veces a lo largo del gran día, para sorpresa no solo del futuro esposo, sino del resto de invitados.

La razón es que son muchas las novias famosas y no tan famosas, que deciden llevar un traje para el momento de la ceremonia y luego optan por otro cuando llega el banquete. Y no conformes con eso, algunas recién casadas vuelven a cambiarse a la hora del baile nupcial, y eligen vestidos de lo más atrevidos.

Este año han sido muchas las novias famosas que han decidido cambiarse de vestuario varias veces a lo largo del día de su boda. La más conocida de todas ha sido Carlota Casiraghi, la hija de Carolina de Mónaco, quien para su enlace civil, en junio, rindió homenaje a su abuela, la actriz Grace Kelly, con dos espectaculares vestidos, con los que brilló en el palacio de los Grimaldi. 

El primero de ellos fue un minivestido en tono gris piedra, con encaje y manga larga firmado por Saint Laurent. Por la tarde, se decantó por un modelo, en tono blanco marfil de Chanel, con escote en palabra de honor y falda vaporosa. 

Días después, para su boda religiosa, que cogió a todo el mundo desprevenido, optó por un modelo 'boho', muy parecido al vestido elegido por su madre, en su primer enlace. Completó el conjunto con un velo clásico y tradicional, unos sencillos pendientes de brillantes y un ramo silvestre formado por espigas de trigo y lavanda.

En nuestro país, varias han sido las famosas, como María Pombo, Pilar Rubio o Xisca Perello, que cambiaron de 'look' nupcial a lo largo del día de su boda.

Etiquetas
Comentarios