Despliega el menú
Branded
Fiestas del Pilar 2019
entrevista

"Después de 17 años, estoy viviendo el mejor momento de mi carrera"

Manuel Carrasco regresa el próximo 4 de octubre a la capital aragonesa para presentar al público zaragozano su nueva y exitosa gira ‘La cruz del mapa’.

Manuel Carrasco
Manuel Carrasco presenta el 4 de octubre  ‘La cruz del mapa’ en el Pabellón Príncipe Felipe a partir de las 22.00.

Su concierto abre las Fiestas del Pilar. ¿Qué supone esto para usted?

Presentar este 'show' que tantas alegrías me está dando y volver una vez más a Zaragoza, además en estas fechas, me hace muchísima ilusión. Son muchos conciertos los que hemos dado allí, empezamos haciendo salas pequeñitas, cada vez hemos ido creciendo más y vamos con muchas ganas de pasarlo bien.

¿Qué van a poder encontrar los zaragozanos?

Tenemos un directo bastante rodado, donde se respira buen ambiente, buena energía, con un repertorio ya de muchos años y casi todo el nuevo disco. Pero, sobre todo, lo que destaca es la comunión que existe con el público. Se acaba conectando con la banda, con los asistentes, y eso es lo más bonito de un concierto, ya no solo las canciones sueltas o el 'show', sino que se pueda formar algo en lo que todo el mundo esté en buena sintonía.

Consiguió el ‘sold out’ del Olímpico de Sevilla y el Wanda Metropolitano en Madrid, ambos con un aforo que haría temblar a muchos artistas, y en Zaragoza ya se han vendido más del 70% de las entradas. ¿Qué siente ante estas cifras? ¿Es esta la gira más grande a la que se ha enfrentado?

Sí, la verdad es que sí. En casi todos los sitios hemos hecho ‘sold out’. Después de casi 17 años, donde me ha pasado de todo, estoy viviendo el mejor momento de mi carrera, que  después de tanto trabajo y esfuerzo sabe mejor, porque sé lo difícil que es conseguirlo. Estoy muy agradecido al público. Creo que llevamos un 'show' muy bonito y de primer nivel, y esto a la gente se lo estamos trasmitiendo y va de boca en boca. Por eso está ocurriendo todo esto, que no deja de ser algo excepcional. 

‘La cruz del mapa’ es su octavo disco y, según usted mismo ha definido, el más ambicioso de su carrera. ¿Por qué? ¿Qué lo hace tan especial?

Todos los discos son especiales, quizás es un tópico que se suele decir pero cada uno llega en un momento determinado de tu vida y con las canciones ocurre lo mismo. Este disco en concreto lo grabamos en Abbey Road con musicazos, con mucho tiempo de antelación, dándole mucho mimo y creo que eso ha tenido un plus: el de hacerlo todo mucho más a fuego lento. Dado los tiempos que corren, donde todo va con mucha prisa y las canciones se sacan con mucha premura, nosotros hemos estado haciendo lo contrario y la gente lo está valorando.

Habla del mítico estudio Abbey Road de Londres. ¿Cómo fue esta experiencia?

Un sueño que nunca me hubiera podido imaginar. No es fácil grabar un disco allí durante tanto tiempo, porque además tiene mucha demanda. Hoy en día se puede hacer un disco en cualquier lugar, por lo que al ir a Londres tuvimos en cuenta muchos aspectos. Más allá de lo meramente técnico, ese lugar tiene algo mucho más sagrado. Lo pudimos hacer, lo pudimos disfrutar y creo que algo de eso tiene el disco. Mi sello y mi particularidad, pero qué duda cabe, que todo el amor de la música que se ha hecho allí de alguna manera se queda allí.

¿Cuánto tiempo estuvisteis grabando en Londres?

Estuvimos más de veinte días, pero llevábamos un año de preproducción en otro estudio. Así que llegamos con el disco bastante perfilado, luego allí se trabajamos con músicos de diferentes partes del mundo, disfrutando de aquellos instrumentos, salas, pasillos… respirando todo aquello. 

Entonces, ¿estáis yendo un poco a contracorriente tal y como está la industria?

Sí, tenemos un concepto un poco antiguo, ahora todo es diferente. La música está reinando en otros estilos. Por eso, tiene mucho mérito que con la música que hago y con la dedicación que le ponemos, tenga tanto éxito. A mí me hace sentir muy orgulloso.

Es uno de sus discos más personales, en el que ha indagando en temas como la hipocresía de su profesión. ¿No le dio miedo exponerse de esta manera?

Cuando uno hace canciones, hay un pacto consigo mismo y sale natural hablar de ciertos temas. No lo vería de otra manera, me parecería que sería deshonesto. Soy mucho más pudoroso para mi vida en el trato personal que a nivel de canciones.

Tiene canciones en las que denuncia injusticias como las agresiones sexistas o la situación de los refugiados. ¿Debe ser la música un altavoz de reivindicación social?

En esto tengo un debate a veces conmigo mismo. Creo que los músicos, como cualquier persona, tenemos que tener nuestra manera de denunciar, hablar u opinar de lo que queremos. Quizás en la música no todos los temas son cantables más que nada porque creo que estamos en un momento de superinformación o desinformación donde todo está muy mezclado, muy envenenado, muy negativizado y por eso, musicalmente hablando, los artistas vamos como con pies de plomo. Pero es verdad que sí que hay temas que se abordan de una manera mucho más natural y que a mí me salen así.

Habla de que esta ha sido una tónica habitual en su carrera, pero que ahora mismo ya hay temas que te salen mucho más naturales. Con 17 años a las espaldas, si echa la vista atrás, ¿cómo ha sido esa evolución?

Tiene que ver con la madurez. Cuando escribes, sabes que te va a escuchar mucha gente y sientes esa responsabilidad. Uno va creciendo y es mucho más consciente de lo que ocurre alrededor. Hay mucha gente que nos escucha, sobre todo muchos jóvenes, y es importante que cuando digas algo, lo hagas con total seguridad y sensibilidad. Al final, uno escribe a las cosas que le duelen y a las cosas que le nacen. Si escribo una canción que habla de la violencia de género es porque es algo que está ahí, que me duele y que siento la necesidad de aportar algo en este mundo un tanto desigual.

No lo ha hecho únicamente mediante la música, en otras ocasiones ha hablado abiertamente de sus miedos y etapas más difíciles, incluso de cuando pensó en dejar la música. ¿Cree que es importante que personajes públicos como usted hablen de estos problemas para ayudar a personas que se encuentren en una situación parecida?

Yo hablo mucho en mis canciones de superación, de la conquista de los sueños y de uno mismo. Esas cosas que nos pasan a todos. No hablo como un artista, sino como un tío normal, porque al final es lo que soy. Yo no estoy continuamente encima de un escenario recibiendo aplausos, mi vida no es esa, solo es una parte. Sería muy aburrido que le hablase a cosas excepcionales, que realmente son un premio para mí pero son un pasaje pequeño de mi vida, que es muy importante, pero viene derivado de mucho trabajo, de muchas dudas, de muchas preguntas sin respuesta y de incluso una lucha conmigo mismo.

Ocho trabajos a sus espaldas, más de 16 años de trayectoria, está entre los artistas que más entradas y álbumes venden, ‘Bailar el viento’ fue el disco más vendido de 2016. ¿Qué metas le quedan por cumplir?

Me queda todo. Al final uno no llega un sitio y dice ya me quedo tranquilo y me relajo. A nivel profesional muchísimas cosas. Ahora estamos apunto de irnos a América y a otros sitios donde no hemos estado. A nivel personal, seguir viviendo, intentando ser lo más feliz posible, aprovechando todos los momentos que tengo para degustar las cosas bonitas que me pasan y para aprender de las cosas que no son tan bonitas con mi familia, con mis amigos y con la gente que quiero.

Etiquetas