Branded
Suscríbete por 1€

especial generadores de energía

¿Cómo elegir el generador de energía apropiado?

Existen diversos tipos de grupos electrógenos, con características adecuadas a numerosas situaciones y necesidades, como las actividades ganaderas, las caravanas o la industria.

Los motores diésel ofrecen más potencia y llegan hasta los 4.000 KVA, por lo que son habituales en lugares como entornos industriales, centros de datos u hospitales.
Los motores diésel ofrecen más potencia y llegan hasta los 4.000 KVA, por lo que son habituales en lugares como entornos industriales, centros de datos u hospitales.
Asier Alcorta.

Aunque la electricidad es necesaria para cualquier tipo de trabajo, no siempre se tiene la posibilidad de acceder a ella. Asimismo, hay ocasiones en las que, si bien es posible disponer de conexión, esta no es lo suficientemente estable o carece de la potencia necesaria.

Los grupos electrógenos son las herramientas que garantizan la energía cuando se dan estas condiciones. Existen diferentes tipos, con características adecuadas a diversas situaciones y necesidades: actividades ganaderas, caravanas, grandes conciertos, industrias, viviendas donde no llega la red eléctrica, tareas de construcción… Se trata de unos dispositivos que son tremendamente útiles en multitud de ocasiones. Por ello, a la hora de elegir la maquinaria para transformar la energía mecánica en eléctrica, se debe tener muy presente cuál será su finalidad. Los factores principales que se han de tener en cuenta son la potencia, la frecuencia de uso y el servicio a cubrir.

Si se atiende al tipo de combustible que utilizan, se distingue entre diésel y gasolina. Los motores diésel ofrecen más potencia y llegan hasta los 4.000 kilovoltiamperios (KVA). Por este motivo, son habituales en entornos industriales, centros de datos, hospitales… sitios en los que el suministro de energía puede llegar a ser crítico. Los motores a gasolina son más apropiados para necesidades medias de potencia, hasta 5 KVA, con un uso más parecido al doméstico, donde la necesidad de energía no es tan crítica.

Según la tensión, se separan entre monofásicos y trifásicos. Los primeros son ideales para el hogar, al ser pequeños y suministrar corriente a una tensión de 220 V; mientras que los segundos son generadores de gran potencia que se emplean para uso industrial y que incorporan tomas de 400 V.

Tipos de arranque

En el mercado pueden encontrarse tres tipos de arranque: manual, eléctrico simple y eléctrico automático. El primer caso es habitual en los grupos de potencias bajas. Es el más barato, pero también el más complejo. El segundo, por su parte, es el preferible para generadores de gran potencia y también el más sencillo. Basta solo con pulsar un botón para accionar el motor.

Por último, el eléctrico automático permite el empleo de un generador de menos potencia que abarata los costes. Estos grupos arrancan y suministran el fluido eléctrico automáticamente, al detectar un corte de tensión en la red de suministro a la que están conectados. Son equipos que requieren de una configuración para poder soportar la carga máxima sin exponerse a sobrecargas.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión