Despliega el menú
Branded

Por qué es recomendable chequear la visión de los más pequeños ahora que vuelven al colegio

Los especialistas del centro de salud visual Sanclemente, ubicado en la calle homónima de Zaragoza, explican las consecuencias de no tratar a tiempo los problemas de vista en la infancia.

Centro de salud visual Sanclemente
El equipo de especialistas del centro de salud visual formado por Antonio Ferreras, director del área de Oftalmología, Ana Belén García Fortún, directora del área de Optometría y Terapias Visuales, y Luis Franco director del área de Gestión y Administración, en las instalaciones de la clínica.
Javier Cebollada

Ojos rojos, déficit de atención o fatiga visual. Estas son algunas de las señales que pueden advertir a los padres de que existe algún problema en la visión de sus hijos, aunque estos no siempre se manifiestan. "Muchas de las afecciones son asintomáticas. El hecho de ir haciendo un control permite el diagnóstico y tratamiento precoz, antes de que se produzcan lesiones parcial o totalmente irreversibles", explica Antonio Ferreras, director del área de Oftalmología del centro de salud visual Sanclemente, ubicado en Zaragoza. "En los niños, podemos detectar problemas que condicionan que la visión futura pueda ser mejor o peor".

"Existe una integración entre el ojo, el cerebro y la visión. En la etapa infantil es cuando aprendemos a ver. Si no desarrollamos esta función de manera adecuada, pasados unos años, vamos a tener deficiencias para toda la vida", remarca Ferreras. Por eso, para él, "la vuelta al cole es un momento importante para la población infantil, ya que empiezan con actividades que van a requerir su atención y una buena visión, por lo que, lógicamente, hay que comprobar que todo está bien".

"Los problemas más frecuentes son los relacionados con no utilizar la visión de una manera eficaz, como que ambos ojos no funcionan coordinadamente, y eso puede dar síntomas en el cole", afirma Ana Belén García Fortún, directora del área de Optometría y Terapias Visuales de Sanclemente. "Los defectos de refracción, que se corrigen con gafas, muchas veces son patentes, pero, en ocasiones, están ocultos y hay que sacarlos a la luz", añade el director del área de Oftalmología.

A lo largo de toda la vida

Sobre la edad adecuada para comenzar con estos controles, el doctor Ferreras indica: "Si, aparentemente, está todo bien, es bueno hacer una revisión cuando el niño empieza a colaborar, entre los tres y los cinco años, porque hay unos test que requieren la participación del menor. Con esas pruebas podemos obtener información subjetiva, además de la que se observa en una exploración, para poder sacar el máximo partido".

"Hay que hacer revisiones oftalmológicas a lo largo de toda la vida. Durante los primeros años y la adolescencia se produce el crecimiento, por lo que hay que realizarlas de una manera más frecuente. Más adelante, a partir de los 30-40, es muy importante el control de la presión intraocular, que generalmente no produce síntomas hasta que hay un daño marcado. En personas más mayores, a partir de los 40, empieza a afectar la presbicia y, después, es importante revisar si existen enfermedades asociadas al envejecimiento, como pueden ser las cataratas o la degenaración macular asociada a la edad", indica el especialista.

"Personas dedicadas a cuidar a las personas"

Desde el pasado junio, mes de su inauguración, el centro de salud visual Sanclemente, situado en la calle de Felipe Sanclemente de Zaragoza, ofrece a sus clientes atención integral para el cuidado de los ojos. "Somos personas dedicadas a cuidar personas. No vemos solo lo que hay en el ojo, sino todo lo que está relacionado con la visión. Queremos poder cubrir toda la atención a este sentido, desde la prevención, a través de las revisiones, hasta el dignóstico, tratamiento y posterior propuesta de solución óptica". "Tenemos la suerte de trabajar juntos -señala Ferreras sobre el equipo que forma junto a García Fortún-, ya que nuestros campos son complementarios. En ese sentido, cuando hay problemas que requieren ambas vertientes, nos solapamos en los cuidados. Eso hace que seamos mucho más eficaces tanto a la hora de hacer un tratamiento determinado como de leer los resultados".

Cumpliendo con todas las medidas de seguridad establecidas para evitar contagios, además, en el centro visual Sanclemente disponen de otros servicios. "En cuanto a la Optometría, hacemos revisiones completas para asegurar que el sistema visual es eficaz y que el cerebro integra bien la información que recibe a través de los ojos. En el caso de detectar algún problema, realizamos tratamientos de terapias visuales, que son ejercicios que, hechos de una manera continuada, ayudan a reforzar el sistema visual", señala García Fortún, directora de este área.

Para llevar a cabo su propósito, desde la clínica han realizado una fuerte inversión para contar con los avances más recientes. "Hemos apostado por tecnología de última generación, la cual hace que trabajemos con los mejores equipos que hay en el mercado y que no tengamos límites, tan solo los de la medicina actual, para poder tratar o diagnosticar a nuestros pacientes", subraya el doctor, quien asegura: "Nuestros puntos fuertes son el esfuerzo, el espíritu, el equipo, la experiencia y, por supuesto, el entorno en el que trabajamos".

Seguridad laboral

Por último, también ofrecen  a las empresas la mejor solución para el cuidado de la visión de sus trabajadores dependiendo de la labor que realicen. "En materia de seguridad laboral, tenemos el conocimiento suficiente y las fuentes de información necesarias para poder asesorar a cualquier industria en la mejor opción para proteger la salud visual de sus empleados", concluye Luis Franco, director del área de Gestión y Administración.

Etiquetas