Branded
Suscríbete

especial 'mujeres de éxito'

Berta Collado: "Puedes ser una mujer exitosa yendo al súper o haciendo lo que quieras"

Actualmente, la presentadora está buscando nuevos horizontes, como su incursión en la literatura.

La presentadora Berta Collado.
La presentadora Berta Collado.

Si algo ha demostrado Berta Collado a lo largo de su trayectoria profesional es que sabe moverse con destreza en muchos y distintos ámbitos, aunque para ella, el verdadero éxito, más allá del reconocimiento, reside en poder elegir libremente qué quiere o no hacer en cada momento.

Tras dos décadas dedicada a su trabajo en platós –entre los que destaca el del mítico programa ‘Sé lo que hicisteis’ con el que se dio a conocer popularmente–, subida a escenarios o en estudios de grabación, la presentadora regresó a Zaragoza para ponerse al frente, una vez más, del evento ‘Mujeres’, organizado por HERALDO.

¿Por qué es importante que se siga visibilizando la labor de las mujeres en todos los ámbitos?

Sería maravilloso que no hiciera falta, pero, en mi opinión, todavía hay muchas brechas de todo tipo. Por ejemplo, sigue habiendo mucha diferencia de salario respecto a los hombres, a pesar de que mucha gente diga que no. Yo creo que visibilizar, sobre todo la libertad de las mujeres que han hecho lo que han querido, y, además, con perfiles tan diferentes como los que vamos a tener este año en el evento, nunca está de más. Seguramente, habrá gente entre el público a la que se le pueda despertar algo. Es una cuestión de ser conscientes de la etapa que estamos viviendo y de los avances, a pesar de que no son todos los que nos gustarían. Hace 10 años, había cosas que ahora son impensables. Y tampoco son tantos años. Está habiendo un avance bastante optimista.

¿Ha cambiado su forma de entender el éxito a lo largo de los años? ¿Qué significaba antes y qué quiere decir para usted ahora?

Totalmente. No es lo mismo cuando empiezas con 20 años, que entras en una vorágine de trabajo y de inmadurez, que cuando luego tienes 40, que sí que vas relativizando y al final te das cuenta de que el éxito no siempre va unido al reconocimiento, que es algo mucho más fugaz. Quizá este te llena mucho más si llegas, pero, para mí, el éxito es ser libre. Todos estamos plegados a muchas cosas, pero con que un rato de tu vida digas: “Esta es la decisión. Esto sí. Esto no. Voy hacer lo que quiera según mi moral y mis criterios”, a mí eso me parece un éxito, aunque no se vea. No hace falta que estés rodando una película. Puedes ser una mujer exitosa yendo al súper o haciendo tu vida como quieras. Es complicado porque todos tenemos unos techos, unas cosas que nos influyen, pero, a lo mejor, yo antes me preocupaba más por algo relacionado con el trabajo y luego te das cuenta de que el éxto son otras cosas mucho más pequeñas.

¿Qué aspectos de la fama considera que todavía son distintos para hombres y mujeres?

No podemos evitar u obviar que hacia nosotras, por el hecho de ser mujeres, siempre hay un foco de exigencia sobre todo a nivel físico, aunque se está mejorando mucho. Eso es lo que más te puede llegar a doler o a presionar. Por mucho que a mí me cuenten que da igual, que no es una cuestión de imagen, al final, no se mira igual a un presentador o a un actor que a una presentadora o a una actriz. Si no, las actrices tampoco se quejarían de que a partir de los 50 no tienen papeles. Esa parte, por mucho que también se haya avanzado, sigue estando ahí, porque es una cosa de ancestros. No creo que a un hombre se le ponga en la palestra de la misma manera que a una mujer, haga lo que haga.

¿Cuál es la última meta que ha logrado alcanzar?

Es personal y profesional. Mi última meta es que llevo un tiempo dándole muchas vueltas a una novela. Siempre me ha encantado escribir y tenía la necesidad. Es muy complicado pero yo creo que lo conseguiré. Este desafío mezcla las dos cosas: lo personal, porque escribir es lo más liberador del mundo, pero también lo profesional. Solo espero que el año que viene pueda parirla. Cuando eres muy exigente, nada te vale y llega un punto de locura ya que el proceso de escritura es bastante intenso. Yo confío en que lo antes posible se pueda materializar, sería un sueño para mí.

¿Es esto lo que le faltaba todavía por hacer?

En realidad, para mí, cada día empiezo de cero. Por mucho que hayas hecho, si sigues teniendo ilusión... Yo sigo diciendo que a mí me queda todo por hacer.

¿Qué proyectos le han reportado una mayor satisfacción personal?

En realidad, depende de cómo te lo tomes tú. Muchas veces vamos muy deprisa y no somos conscientes ni de dónde estamos en cada momento porque estamos pensando en el siguiente. Con la madurez o con la pandemia lo he aprendido. En cuanto a proyectos, podría decir tantos... He tenido la suerte de hacer cosas muy diferentes. ‘Sé lo que hicisteis...’ por supuesto, marcó un antes y después en mi vida profesional y personal. ‘Amigas y conocidas’, por poner un ejemplo totalmente contrario porque era un programa periodístico que no tenía nada que ver con ese entretenimiento de antes, sacó otra parte que me pareció a nivel personal muy nutritiva... ‘The hole’, que no tiene nada que ver tampoco, que es un ‘show’, una locura, un cabaret, me dio alas. Diría esos tres por remarcar lo diferentes que son. Intento que todos los proyectos me aporten. No podría decir ninguno que me haya dado igual y del que ni me acuerde.

Televisión, radio, teatro... De todos estos escenarios, ¿cuál es su hábitat natural y en cuál le cuesta un poco más sentirse cómoda?

Me siento muy cómoda en todos pero, si al final tuviera que elegir uno, de menos miedo y mucha más seguridad porque manejas el medio es la tele, sin ninguna duda. Es lo que más he hecho y para una audición o un casting como ‘The hole’, como no lo había hecho, fui con más miedo. La radio es brutal, pero ya la había probado. La tele es como estar en casa.

A nivel personal, ¿siente que ha alcanzado el éxito?

Yo creo que el éxito es como la felicidad. Al final son momentos. Claro que sí que he tenido momentos de lograr lo que el éxito significa para mí, pero no es una cosa continua. Y mejor, porque no sería éxito si no existiera ese contraste. Son momentos, no puedes estar todo el rato en una nube de éxito o te volverías un poco loco y, precisamente, no te darías cuenta de muchas cosas. El éxito a veces es, precisamente, pasarlo mal, hacer una redención y meterte en el drama oscuro. Va complementado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión