Despliega el menú
Sociedad

especial mujeres de éxito

Berta Collado: "El éxito es poder hacer lo que quieres en todo momento"

La presentadora es, como suele decirse, una mujer polifacética. Periodista de profesión, lleva casi dos décadas transitando entre la actualidad y la ficción en la televisión, la radio y el teatro.

La presentadora y actriz Berta Collado.
La presentadora y actriz Berta Collado.

Berta Collado es, como suele decirse, una mujer polifacética. Periodista de profesión, ha transitado entre la actualidad y la ficción en la televisión -medio en el que se dio a conocer gracias al programa 'Sé lo que hicistéis', de LaSexta-, la radio y el teatro. Tras casi dos décadas de recorrido, a su espalda quedan programas como 'Maracaná 06', junto a Paco González, o 'Amigas y conocidas', entre muchos otros. Sobre el futuro, Collado se da el "capricho" de soñar con un 'late night'.

¿Qué entiende por 'mujer de éxito'?

Qué complicado. Independientemente de si se trata de un hombre o de una mujer, alguien exitoso es quien tiene la libertad de hacer lo que quiere. El éxito es eso, ser tan libre como para poder hacer lo que quieres en todo momento, que parece algo muy fácil pero no lo es. Para mí, el éxito no tiene nada que ver con el reconocimiento. Muchas veces se piensa que tienes éxito por la popularidad que alcanzas o por que la gente reconoce tu trabajo. Yo creo que es una cosa interna, muy personal, que poco tiene que ver con lo otro, que, al final, solo es lo que la gente ve. Por eso, desde fuera, se entiende el éxito como llegar a cumplir ciertas metas y, si los demás lo han visto, es que lo has tenido. Pero como las metas son internas y personales, hay mucha gente que ha llegado a lo más alto según los criterios de los demás pero, sin embargo, no es feliz.

Entonces, ¿el éxito es algo material, tangible, o se parece más a un estado mental?

Para mí, el éxito es un estado mental y emocional. Es verdad que lo de fuera te puede ayudar, te puede dar ánimos... si ves que a la gente le gusta lo que haces y lo reconoce te inyecta energía. A todos nos gusta que se valore lo que hacemos y más si nos dejamos la piel en ello, pero está totalmente dentro de nosotros.

¿Se considera una mujer exitosa?

Bueno, yo soy muy exigente. Yo me siento una mujer afortunada, porque he podido ir dando los pasos que he creído convenientes y que he querido, y si eso es éxito, que creo que lo es, entonces sí. Me cuesta mucho decírmelo a mí misma porque, al ser tan exigente y ponerme muchas metas, siempre creo que puede haber algo más. Pero, más o menos, tengo un equilibrio emocional que me hace sentirme muy afortunada.

¿Cómo ha sido su camino hasta alcanzar el reconocimiento público?

Ha sido como todo lo que cuesta conseguir: trabajando mucho y tomando decisiones. En mi caso, me he dejado guiar mucho por mi intuición. A veces habré acertado y otras, seguramente, no. Cuando escucho a la gente decir que no se arrepiente de nada de lo que ha hecho pienso que es una coletilla. No me puedo creer que el éxito sea no arrepentirse de algo que se ha hecho. Yo he llegado de la manera más casual, porque así fue mi introducción en la tele. Estudié periodismo y me dieron una oportunidad en una cadena muy chiquitita de televisión y, a partir de ahí, fui enlazando proyectos en los que yo creía. Algunos tuvieron mucha popularidad y otros menos, obviamente, así es la tele. He podido hacer teatro, que era una espinita que tenía, ya que me apetecía mucho tirar de la interpretación, y lo he disfrutado muchísimo. He tenido la suerte de hacerlo y de poder seguir haciéndolo. He tocado el palo de la radio, que es un medio que me apasiona y del que estoy totalmente enamorada. Cuando te subes a la montaña y tienes la suerte de que haya trabajo, de que crees en ello y lo puedes hacer, no eres muy consciente. De repente, llega un día en el que te plantas, miras atrás y han pasado 15 años. Lo bueno de todo esto es que, a pesar del tiempo que haya transcurrido, siempre me siento muy nueva y como una niña pequeña con cada proyecto. Es importante no perder la ilusión y seguir poniéndose nervioso. Aunque lleves mucho tiempo, si no mantienes eso, vas mal.

¿Qué mensajes cree que hay que trasladar a la población más joven para promover la igualdad y qué barreras, presentes todavía, hay que derribar?

Creo que todavía quedan muchas. Hasta hace cinco o diez años, los 'micromachismos' estaban muy implantados en el día a día y nadie se giraba ni daba un golpe en la mesa, porque la sociedad no era consciente, y si lo era, se producía una adecuación a lo que veníamos arrastrando de atrás. El recorrido que queda es todavía muy largo, pero creo que a las chicas jóvenes sí que les abriría los ojos sobre los 'micromachismos'. Está claro que hay otro tipo de acciones que claman al cielo y que no se pueden permitir, pero es verdad que, en el día a día, te encuentras pequeñas cosas que tampoco puedes dejar pasar, te ocurran a ti o al de enfrente. Al final es un tema de educación. En cuanto a los niños pequeños, hay que hacer mucho en este ámbito, tanto en los colegios como en casa.

¿Existen terrenos vedados para el éxito femenino?

Sí, claro. Todavía sigue habiendo espacios y profesiones en los que el hombre toma más importancia. A nivel salarios, sabemos todos de sobra que un hombre y una mujer que desempeñan el mismo trabajo no siempre obtienen la misma retribución. Y eso es así. En los deportes, por ejemplo, hace muy poco que se ha empezado a hablar de fútbol femenino y todavía no se le da, ni muchísimo menos, la misma visibilidad que al masculino,  y aún hay gente que piensa que no puede ser serio porque es de chicas. Hablaría de un millón de deportes más y de puestos de mucha responsabilidad que todavía hay gente que se asombra por que estén ocupado por una mujer... Se puede limar y se puede avanzar. Demostrar ya se hace, lo que queda es que la gente lo tenga metido en la cabeza, algo que antes era inimaginable.

¿Qué logro de los que ha conseguido a lo largo de su carrera le hace sentir más orgullosa?  ¿Es algo grande, como su presencia en la televisión, o algo más pequeño, cotidiano, que le reportó una mayor felicidad?

Probablemente será algo mucho más pequeño. Para mí, haber podido elegir o no haber plegado en ciertas situaciones porque no creía en ello o no me apetecía es un triunfo.

¿Y le queda alguna meta por alcanzar?

Me quedan todas. Para mí, siempre es como un comienzo, un volver a empezar. Creo que hay un montón de formatos televisivos que me gustaría hacer y que, a lo mejor, todavía no he tenido la oportunidad. De radio, también. Todo va relacionado con la comunicación. Si me pongo en plan 'capricho', me encantaría presentar un 'late night', que tampoco hay ninguno ahora mismo con una mujer al frente. Desde Noche Hache, con Eva Hache, no he vuelto a ver a ninguna mujer haciendo un 'late'. Es una franja horaria muy asociada a las figuras masculinas. Quizá sean mejores ellos, pero me cuesta creer que sea así. Si me pongo, este sería mi sueño: un 'late night' con música en directo, entrevistas y humor.

¿Hay algo que le hubiera gustado saber siendo más joven que le habría ahorrado muchos quebraderos de cabeza?

A lo mejor, me habría contado la importancia de gestionar no solo el trabajo, sino también lo que hay más allá de él. Al final, no eres solo la persona que se pone delante de la cámara o al micrófono, luego, hay un entorno que tienes que saber gestionar y que muchas veces es frío. Porque todo va muy rápido, y cada día, o cada temporada, estás trabajando en un sitio distinto. No es como ir a una oficina cada día, que permite crearte tu vínculo. Yo creo que le diría a la Berta que empezó: "Hazlo todo lo mejor que puedas delante de la cámara, pero hay un mundo detrás que también te puede comer y que lo tienes que saber gestionar a nivel emocional para no pasarlo mal, sobre todo".

- Ir al especial 'Mujeres de éxito'

Etiquetas
Comentarios