Branded
Suscríbete por 1€
EN COLABORACIÓN CON ACUICULTURA DE ESPAÑA

Aragón, cuna de la acuicultura de montaña

Los ríos de alta montaña de Aragón son el entorno perfecto para la cría de pescados como truchas o esturiones, auténticas joyas de la corona de la acuicultura española. Sin necesidad de costa, la Comunidad proporciona a los consumidores pescado de calidad, producido de forma sostenible.

Gracias a la innovación tecnológica, el agua de los ríos que se utiliza en la actividad se devuelve a sus cauces en mejores condiciones de las que tenía a su entrada.
Gracias a la innovación tecnológica, el agua de los ríos que se utiliza en la actividad se devuelve a sus cauces en mejores condiciones de las que tenía a su entrada.

Aragón no tiene ni un solo kilómetro de costa. Sin embargo, cuenta con unos recursos hídricos envidiables, gracias a casi 48.000 kilómetros cuadrados de cuencas hidrográficas. Tiene al menos seis grandes lagos, como la laguna de Gallocanta, de las más grandes de España, con cerca de 1.000 hectáreas de superficie. Todo, o casi todo, en la Comunidad gira en torno al Ebro, que cruza el territorio. A él llegan casi una veintena de afluentes, muchos de los cuales nacen en los Pirineos y otras zonas de alta montaña: hilos plateados que saltan, gélidos, sobre rocas pulidas por siglos de erosión. Todos ellos ofrecen agua de alta calidad que permite el desarrollo con garantías de la acuicultura de alta montaña, un sector clave en Aragón.

En cualquier caso, no es que la Comunidad sea una novata en la actividad de criar a peces para el consumo humano. De hecho, el primer vivero moderno de acuicultura se instaló en el Monasterio de Piedra de Zaragoza durante el siglo XIX. Allí comenzaron a cultivarse truchas arcoíris, que todavía hoy en día son, junto con el apreciado esturión, el principal pescado de la acuicultura aragonesa. De hecho, la región es una de las principales productoras nacionales de truchas arcoíris, junto con Castilla y León, Galicia, Andalucía, Cataluña, La Rioja, Castilla la Mancha y Asturias.

Aragón cuenta con unos recursos hídricos envidiables para el desarrollo de la acuicultura de montaña

Respecto al esturión, en España se produjeron 4,3 toneladas de caviar y 131 toneladas de carne de esturión en 2021. Y buena parte de ellas salió de Aragón. Cabe recordar que la acuicultura es, desde 2006, la única manera de adquirir caviar en los mercados internacionales porque su pesca extractiva está prohibida por el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) de 2006. Un alimento apreciadísimo en las cocinas de todo el mundo, incluidas las de los grandes restaurantes, que requiere un cultivo muy cuidadoso. 

Durante un periodo de entre 8 y 10 años, las hembras de esturión son criadas, antes de llegar a la madurez sexual suficiente como para que sus huevas puedan ser recogidas manualmente y convertidas en esas perlas diminutas que explotan en el paladar. Alimento de reyes durante siglos, su consumo se ha democratizado actualmente gracias, entre otros motivos, a la acuicultura. El sector permite ofrecer alimentos con la mejor relación calidad-precio, durante todo el año y con el máximo respeto a los ecosistemas naturales.

La sostenibilidad es clave en la acuicultura en general, pero en el caso del caviar la actividad ayuda a recuperar las poblaciones salvajes de esturión, que hace unos años estaban en peligro de extinción. Además, gracias a la innovación tecnológica, el agua de los ríos que se utiliza en la actividad se devuelve a sus cauces en mejores condiciones de las que tenía a su entrada, generando un claro impacto positivo en el entorno.

La trucha arcoíris y el esturión nacen en los ríos de alta montaña aragoneses y acaban en las mesas de toda Europa

Asimismo, la acuicultura ayuda a revitalizar municipios de interior, como El Grado, en Huesca. A este respecto, desde el ayuntamiento de la localidad aseguran que les gustaría que la empresa que desarrolla allí esta actividad ampliara sus instalaciones y diera así más trabajo a los habitantes de la comarca.

Muy apreciado en todo el mundo

Esta sostenibilidad de la que habla a las claras el cultivo de esturión no es la única ventaja de la acuicultura. La importancia del sector para dar de comer al mundo en los próximos años es tal que la organización de las Naciones Unidas para la alimentación, la FAO, destaca en su informe anual sobre el estado mundial de la pesca y la acuicultura (Sofia, en sus siglas en inglés), el gran potencial del sector "para alimentar y nutrir a la creciente población mundial".

Un recorrido por las pescaderías de Aragón evidencia que los productos de acuicultura son imprescindibles para la soberanía alimentaria del territorio.
Un recorrido por las pescaderías de Aragón evidencia que los productos de acuicultura son imprescindibles para la soberanía alimentaria del territorio.

Un recorrido por las pescaderías o los mercados de abastos de todo Aragón evidencia que los productos de acuicultura son imprescindibles para la soberanía alimentaria española, o sea, para no depender de otros países para abastecer a la población. Los pescaderos de los mercados nacionales ratifican que cuando los clientes son informados de que una trucha proviene de Aragón, la piden con más frecuencia. Y repiten, evidentemente, cuando descubren que la lejanía al mar no es óbice para que la Comunidad ofrezca algunos de los manjares acuáticos más apreciados.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas