Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Tercer Milenio Tercer Milenio

Buscador de contenidos de Heraldo.es

CONCURSO ENIGMAS MOLECULARES

Malva. El color de la química

Francisco Doménech| Actualizada 01/03/2011 a las 14:44     0 Comentarios

Un químico con perspectiva histórica, y sin complejos, presumiría de que el malva es su color. De ese tono fue el primer colorante artificial, descubierto a mediados del siglo XIX, y que demostró las enormes posibilidades comerciales de la química. Fue un descubrimiento científico que marcó tendencias.

Del mismo tono que el fondo de esta imagen fue el primer colorante artificial

Del mismo tono que el fondo de esta imagen fue el primer colorante artificial. AFP

PRIMER COLORANTE SINTÉTICO
Los buenos maestros saben que un problema no tiene una sola respuesta válida. Y este es el caso del nuestro primer enigma. Lo han acertado, entre otros, quienes respondieron mauveína o malveína, dos traducciones del nombre común en inglés (‘mauveine’) de la sustancia química que se escondía tras la pista principal: un sello victoriano de Nueva Zelanda, de 1882 y de color malva.

También acertaron quienes aportaron otros nombres de esa sustancia: anilina morada, malva o púrpura de Perkin. Le llamen como le llamen, la solución a nuestro primer enigma molecular es un compuesto descubierto por William Perkin en 1856. Cualquiera de esas denominaciones populares nos da mucha más pistas sobre la sustancia que su nombre científico según la nomenclatura química actual: 3-amino-2,9-dimetil-5-fenil-7-(p-tolilamino) acetato de fenazina. Este nombre es mucho menos usado incluso por los propios químicos, ya que además de difícil de memorizar, solo se usa desde 1994, que fue cuando se conoció con certeza la estructura molecular de la malveína.
Entonces se identificó con precisión al protagonista químico de esta historia, una compleja molécula orgánica. Pero el protagonista humano es el inglés William Perkin. Con 18 años, descubrió este compuesto instigado por su profesor de Química, el alemán August von Hofmann, quien le había retado a sintetizar la quinina, un medicamento contra la malaria. Para ello, el joven estudiante Perkin intentó oxidar la anilina, pero se topó con un precipitado sólido negruzco, un desastre bastante común para quienes trabajan en síntesis orgánica. Intentando limpiar el resultado de su fallo, Perkin se dio cuenta de que el alcohol disolvía parte de aquel material, que tenía dentro una sustancia de tonalidad púrpura.

Es un conocido caso de serendipia, un descubrimiento que se produce cuando se está buscando otra cosa. Podría simplificarse diciendo que fue de pura chiripa, pero aunque el azar y la suerte influyeron, lo fundamental fue el carácter observador y curioso de un Perkin que, como otros grandes científicos, sacó ‘petróleo’ de un resultado inesperado y decepcionante. Patentó ese descubrimiento y lo comercializó como ‘púrpura de anilina’, el primer colorante sintético. Muchos químicos le están agradecidos, pues Perkin fue uno de los primeros en demostrar el potencial comercial de las aplicaciones de esta ciencia.

DE LA EXCLUSIVIDAD A LA MODA
Antes de Perkin, la única manera de obtener prendas malva era con colorantes naturales que se extraían de seres vivos poco abundantes. Los fenicios, por ejemplo, lo obtenían de una mucosidad de la caracola de marina Murex brandaris. De ese color eran las túnicas de los senadores de la antigua Roma. Y, en 1862, la reina Victoria de Inglaterra se presentó en un acto público con una larga prenda malva, teñida con el colorante de Perkin.

El ‘nuevo’ color hizo furor en las casas de moda de París y Londres. Pero fue una moda pasajera. Gracias al descubrimiento de Perkin ese color, del que antes sólo presumían unas pocas personas (y las flores de la malva común), ya no era tan exclusivo. En pleno siglo XIX, había prendas malva en cantidades industriales.

LA PISTA MÁS MISTERIOSA
En los ordenadores (RGB) se utilizan unas coordenadas para identificar la mezcla de colores rojo (87%), verde (69%) y azul (100%) que da como resultado un color púrpura.

Así explicó un participante en el concurso nuestra tercera pista: #EOBOFF es la representación mediante tres bytes hexadecimales de dichas coordenadas de color.

La equivalencia en números del sistema decimal y su proporción en una escala porcentual es la siguiente:
  • Rojo E0 = 224 87,84%
  • Verde BO = 176 69,02%
  • Azul FF = 255 100%
  • Twittear
  • Recomendar
  • Tuenti
  • Menéame
  • Compartir
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Su comentario ha sido enviado.






Ahora en portada


Pie
Enlaces recomendados
© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.

Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099

Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438

Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Política de cookies


Grupo Heraldo
Comercialización de publicidad

Sitio comercializado por metha para publicidad regional

Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


Edición impresa

Versión en PDF

Portada de la edición impresa de Zaragoza