Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

El selector

Las oscuras golondrinas... de Chernóbil

Estudian cómo han evolucionado las defensas de las golondrinas frente a bacterias en los 30 años desde el accidente de la central nuclear.

Elena Sanz 24/09/2017 a las 06:00
Las golondrinas de Chernóbil se enfrentan a 'nuevas' comunidades bacterianasJuan Pablo Castro

Siete mil personas trabajan ahora mismo en el pueblo de Chernóbil. ¿Qué hacen? Dieciséis años después de que se parase definitivamente la actividad de la central nuclear, todavía están recogiendo residuos radiactivos, enterrándolos e intentando frenar la contaminación en el subsuelo. Un trabajo de limpieza que parece no tener fin.

Magdalena Ruíz Rodríguez, investigadora española de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA/CSIC), estuvo allí hace poco. "Para entrar a la zona de exclusión, que comprende 30 kilómetros alrededor de la central nuclear, hay que atravesar una barrera con policías y militares apostados", recuerda en el blog 'La cuadratura del círculo'. "Nos dan un papelito y un medidor de radiación acumulada que llevaremos durante toda nuestra estancia. Como el guía va siempre con nosotros, al finalizar el día él lleva su medidor a la oficina y se asume que todos nos hemos expuesto a la misma cantidad de radiación que él. Si algún día llegáramos al máximo establecido, nos echarían de allí inmediatamente el tiempo que estimen necesario para 'limpiarnos'", relata. De todos modos no les permiten pasar dentro más de tres días seguidos.

Su objetivo en Chernóbil era estudiar cómo han evolucionado las defensas frente a bacterias en golondrinas en los 30 años desde el accidente. Las bacterias tienen una gran capacidad de adaptación a los cambios, y en Chernóbil presentan altas tasas de mutación y resistencia a la radiación. Por tanto, las golondrinas se enfrentan a 'nuevas' comunidades bacterianas que pueden producir otros daños a sus hospedadores. Lo que han encontrado es que las golondrinas que crían en zonas con mayor radiactividad son más resistentes al ataque por bacterias en las plumas, pero también cuentan con más defensas en su sangre. Aunque también presenta más mutaciones y tumores y cinco veces más mortalidad que en las poblaciones 'limpias'.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo